sábado, 11 de febrero de 2017

No son como nosotros 9- En la casa de la bisabuela




María Gabriela vivía en una casa alquilada en el pueblo, con otras personas originarias de Venezuela que como ella buscaban trabajo en España; por que su país, grande y rico, está arruinado por el mismo tipo de gente avariciosa, ruin y carente de escrúpulos, que tenemos aquí, y aceptó gustosamente el trabajo.
Al día siguiente, de la boda de la hija del taxista, devolvió el recado que le había enviado Mariví, diciéndole que estaría encantada de coger el trabajo, y al cabo de dos días, con las pocas pertenencias que tenía, ya se había traslado a la casa de las dos ancianas. Allí tenía preparada para ella sola una habitación más grande que la que compartía con otra mujer, en la casa de donde venía.
Luisa Fernanda y María Gabriela eran completamente diferentes en muchas cosas. Luisa Fernanda era una mujer alta, delgada, de piel blanca y pelo rubio, y mirada fría. María Gabriela era una mujer de marcadas formas femeninas y pechos generosos, su pelo era negro; tenía su piel ese dulce color moreno que muchas mujeres de piel lechosa tratan de imitar llenando su cuerpo de bronceadores y rayos ultravioletas; y sus ojos eran limpios y estaban llenos de fraternidad. Si Luisa Fernanda tenía una voz dulce e hipnótica con la que atraía a los hombres para poder hacer con el sus caprichos, María Gabriela tenía un físico despampanante y una atracción sensual con la que conseguía igualmente que los hombres se rindieran bajo sus pies; y con este motivo se fueron produciendo muchos roces que convirtieron en odiosa la convivencia entre las dos mujeres, en la casa de la bisabuela.
La situación empeoró cuando el argentino pidió a María Gabriela que le explicase cómo funcionaba la lavadora. 

- ¿María Gabriela, vos no pensás que la lavadora es un gran invento para media humanidad? 

Luisa Fernanda, a pesar de que era una mujer fria y calculadora, perdió su compostura y cayó en el mundo de los celos.

- ¡Vos lo dije y no me hicisteis caso, era mejor un contrato con la rusa! 

La convivencia se fue agravando aún más, día tras día, hasta que después de una disputa por quien metía la ropa de Carlos Alberto en la lavadora, los argentinos revelaron que Luisa Fernanda no era la hija de Carlos Alberto, sino su amante, y dando un portazo en la puerta de la casa, dejaron las ancianas con la boca abierta, y regresaron de vuelta para su país.

- Luisa Fernanda, tan pronto como bajemos del avión en Buenos 
Aires, te voy invitar a  comer un choripán con chimichurri en el Coca-colero. 

La partida de Luisa Fernanda y el argentino sirvió para centrar las cosas en la casa de la bisabuela, porque María Gabriela, que acabó quedando viviendo sola con las dos ancianas, no estaba hecha para vestir santos, y al tiempo comenzó a dejarse atraer y tontear con Roberto, el único hombre, que algunas tardes venía a casa a visitar a las ancianas; y este se mostraba sensible y confiado a las lisonjas que recibía de la hembra, pues el contacto de la cara de Roberto contra sus pechos, cuando esta había apretado su cabeza contra ella, habían despertado en él sus instintos filiales. Y por detrás estaba Mariví, la hermana de Roberto que veía, en infinidad de detalles insignificantes, que estaban hechos el uno para el otro.

La intención de Mariví era buena; ella no quería ver a su hermano condenado a tener romances ocultos dentro de un armario y por otro lado pensaba en el tercer mandato de los Menciños. Para ello, consiguiendo una pareja para su hermano, trataba de evitar que en algún momento los ojos de las madres con hijas casaderas se pusieran encima de la soltería de su hermano, y que sus luchas de celos pudieran acabar destruyendo la unión de los Menciños.
Una de las tardes que  Roberto fue a casa de la su bisabuela,  hubo una avería en la instalación eléctrica de la casa y las ancianas al ver que iban estar sin luz hasta el día siguiente, le pidieron a Roberto que pasara la noche con ellas, porque se sentían más seguro con un hombre en la casa.
La planta alta de la casa tenía un largo pasillo con cinco habitaciones, un cuarto de baño grande y uno servicio pequeño.
  Roberto, no teniendo costumbre de dormir fuera de su cama, no daba conciliado el sueño y ya entrada la noche se levantó de la cama y salió de su habitación para ir al servicio; de regreso a su habitación, Roberto una persona educada y nerviosa, como eran todas iguales las puertas de las habitaciones que daban al pasillo, en la obscuridad se equivocó y entró sin querer en la habitación de María Gabriela y creyendo estar en su habitación se metió dentro de la cama.
María Gabriela despertó en medio de la noche y al encontrarse a Roberto a su lado, con ella en la cama, reponiéndose enseguida de su asombro no dudó en hacerlo suyo
.
A la mañana del día siguiente, aunque los accidentales amantes trataron de hacer ver que nada había ocurrido, todo el mundo se dio cuenta de que algo había cambiado durante la pasada noche.

- Come mi amor antes de ir al trabajo, estas arepas con mermelada que te acabo de hacer.

No fue un matrimonio a la vieja usanza, ni tampoco un matrimonio de conveniencia, simplemente, llegado un momento María Gabriela se fue a casa de Roberto y las zarzas dieron por bien hecho lo ocurrido.

- Cuando era joven, si me hubiera ido a vivir a la casa de un hombre sin pasar por los altares, mi padre me hubiera molido las costillas a palos.

- ¡Son jóvenes y viven la vida moderna. Y no se hable más! - dijo la bisabuela.



mvf. 


miércoles, 1 de febrero de 2017

no son como nosotros 8 Maria Gabriela




Asistían al banquete cerca de doscientas personas y mientras no llegaban los novios, que habían marchado de la iglesia para hacerse fotos al lado del mar, muchos de los invitados habían pasado ya para el comedor y se habían ido sentando agrupándose con la proximidad de sus conocidos;  otros estaban haciendo la espera bebiendo vermú u otras bebidas en la cafetería o continuaban hablando fuera, sin entrar aún.
Llegó el Seat 1500, el taxi antiguo del padre de la novia, que tantas veces había hecho el viaje a la Coruña o a otras capitales de España, llevando vecinos por motivos de trabajo o para ir ver la familia, con motivo de algún bautizo, algún hijo que había tenido que emigrar y que no podía venir a España ...; varias veces había cruzado la frontera para llevar alguna cuadrilla de gente a trabajar a Francia o para llevar de regreso algunos vecinos que habían venido a pasar las navidades con sus familiares; alguna vez, también había ido al extranjero para ir ver jugar fuera de España a la selección de fútbol.
Llegado un tiempo el coche se quedó viejo, pero el padre de la novia, en vez de mandarlo al desguace, lo había dejado en un granero, y con el paso del tiempo, un buen día se decidió a restaurarlo. Buscando piezas en los desguaces y dedicándole muchas horas de tiempo libre había conseguido repararlo cuidadosamente restaurándolo en los más mínimos detalles  y en el día de hoy había pedido a un amigo, también taxista como él, y que en alguna ocasión había participado en su restauración, que lo condujera para él en la boda de su hija.

El coche aparcó frente a la entrada principal del asador. El conductor bajó y con sus manos, con guantes blancos, abrió la puerta para que salieran del coche los novios. Al verlos los presentes, los novios fueron recibidos con aplausos y algún grito lanzado al aire.
 
- !Vivan los novios!

Venían cansados y hambrientos, y sin más dilación pasaron por entre la gente de la entrada, y se dirigieron al comedor, para ocupar sus sitios vacantes en le mesa principal. Detrás de ellos entraron también al comedor el resto de invitados que faltaban.

Una vez que los novios se sentaron, a una señal de la hija de la bruja, la dueña del negocio, y bajo su atenta mirada, seis mujeres empezaron a correr de un lugar otro para servir a los asistentes.

Una de las mujeres era Maria Gabriela, que llevaba una de las bandejas, con las vieiras al horno que salían de la cocina, para  servir a los asistentes del banquete nupcial.

Los novios estaban sentados, en la mesa de la cabecera, con sus padres a los lados. Cerca de ellos, a la cabeza de los invitados, estaba sentado el Alcalde, con el médico y el cura del pueblo; estos últimos asistían con él a cuanto acto se invitaba al Alcalde.

María Gabriela era venezolana. Era una mujer exuberante de casí un metro ochenta de altura y algo patosa para servir de camarera, aún así hacía su trabajo con la misma diligencia que  sus compañeras;  entraba y salía de la cocina con  la bandeja repleta de la comida y no tardaba en regresar en busca de más comida, llevando la bandeja vacía.

Se acabaron las Vieiras y empezaron a salir las cigalas, detrás vinieron las almejas. y durante ese trajineo, de ida y ven, muchos de los presentes varones empezaron a fijarse en María Gabrielas y a seguir con sus ojos los movimientos de María Gabriela; los hombres que habían tenido la suerte de que se acercará junto a ellos ese cuerpo de mujer para servir la comida en sus platos, esperaban ahora anhelantes para que volviera regresar con otras viandas.

Uno de los ojos que perseguían los movimientos de María Gabriela eran los del crápula del medico, que le miraba lascivamente, sin saber que desde el otro extremo de la mesa Mariví, la hermana de Roberto, irritada no le quitaba el ojo de encima.

Cuando regresó de nuevo a la mesa para servir las almejas, mientras servía en el plato del alcalde, María Gabriela se fijo en como la querían comer los ojos del medico y por una mala costumbre que había adquirido de mujer coqueta, inclinó su cuerpo un poquito de más, para que se entreviesen sus senos turgentes y dejar vislumbrar, fuera de su alcance, la belleza que tenía burlándose de las miradas lascivas del médico, y sin darse cuenta, ni poder evitarlo, la bandeja de las almejas se inclinó de tal manera que la mayor parte de su contenido resbaló cayendo encima de las piernas de Roberto.

Roberto, cuando le cayeron las almejas con su salsa encima de las piernas, se puso inmediatamente de pie dando un grito, ante la sorpresa de los asistentes que estaban sentados próximos a él.

En ese momento, bajo las miradas furibundas que le lanzaba la jefe del restaurante por lo que había hecho, a María Gabriela le entró pánico y no se le ocurrió más que abrazar a Roberto, metiendo la cabeza de nuestro alcalde entre sus pechos, para ocultar lo ocurrido, mientras le pedía perdón, entre sollozos, dándole besos en la cabeza.

Después de esto María Gabriela fue mandada que no saliese de la cocina.

El banquete continuó hasta el final, momento en que el padre de la novia, se levantó y encendió un puro delante de los asistentes en señal de satisfacción por haber casado a su hija.

Antes de marchar, Mariví mandó recado a María Gabriela para que no sufriera por el accidente ocurrido, y para que le preguntaran si querría ir a trabajar de asistenta a la casa de la bisabuela.

Y así fue como  María Gabriela pasó a formar parte de nuestra historia.


mvf. 

Ensayo sobre la novela de Adelaida

 Ensayo, sobre la novela de Adelaida. Adelaida quería ser monjita evangelizadora en el amazonas y cuando en el colegio de hermanas rel...