miércoles, 18 de enero de 2017

No son como nosotros 7 La boda.




La boda de la hija del taxista quedó fijada para el San Antonio, el trece de junio, y el banquete en el asador de la hija de la bruja. Hasta llegar ese día, el párroco obligó a los novios hacer la catequesis y colaborar como voluntarios para enseñarle a sus amigos a levantarse, sentarse y arrodillarse en los bancos de la iglesia, durante la celebración de la misa.
Sus amigos, que eran de la pandilla de los del puerto, se negaron en un primer momento pero finalmente decidieron colaborar. 
El cura aprovechó esto para hacerles ir todos los domingos a misa hasta llegado el San Antonio.
Después de lo hablado en casa de la bisabuela, los argentinos iban por las tardes al ciber del bar del pueblo, para buscar en la red * mundo de internet, con mucha discreción, una mujer casadera conveniente para que su primo gallego se casara. 

- Camarera, por favor, sabría hacernos dos choripán con chimichurri y dos infusiones de mate, como se hace en Buenos Aires? 

  Después de varias tardes dieron con una rusa por interné que aunque no cuadraba dentro del perfil matrimonial tenía unos precios muy competitivos que podría interesar a las partes. Así que se reunió la familia en la casa de la bisabuela para oír hablar lo que habían encontrado los argentinos.
La bisabuela, cuando oyó la propuesta, puso el grito en el cielo porque la rusa para venir a España no quería hablar de matrimonio, sino que quería un contrato con vacaciones y dos pagas extras al año. Y además cobraba un plus por acto.
Roberto dijo que por esa parte no habría problema por que a él casi siempre le dolía la cabeza por las noches.
Pero aún así, un contrato laboral, no les parecía nada competitivo en precios. Los argentinos, sin reparar en gastos, tenían que seguir buscando en el ciber hasta encontrar una mujer que quisiera un contrato matrimonial.

- ¡Camarera por favor nos pone dos choripan, con mucha salsa chimichurri, y una ración de patatas fritas con mayonesa y sal, como lo hacen acá!

Mientras tardaba la búsqueda de la media naranja, comenzó a producirse un gran nerviosismo en el entorno del alcalde, que llegó a afectar a los trabajadores del ayuntamiento con grave riesgo de perjudicar a los vecinos. 
Los funcionarios al ver el decaimiento de Roberto, desconociendo que venía por las calabazas recibidas de su prima de Argentina, creyeron que pronto podría ocurrir algo grave en la alcaldía. Incluso los trabajadores temporales; pues tenían arbitrado un sistema de contratación, de tal manera que ahora trabajaban en el ayuntamiento unos y cobraban del paro otros, y después lo hacían del revés, con el que rotaban por turnos los contratos entre los afines del partido; llegaron a temer que fuera a realizarse una oferta de empleo que consolidaran los puestos de trabajo en el ayuntamiento y acabaran con esta esperpéntica situación que ocurre en la mayoría de las administraciones locales gallegas. 

- Pues yo, si aquí consolidan los puestos de trabajo, y en el ayuntamiento donde trabaja mi primo, no; voy ir al defensor del pueblo que todos tenemos los mismos derechos.
 
Con todo, llegó el trece de junio, el día de la boda. El taxista era hijo de un primo lejano de la bisabuela y la familia estaba invitada a ir a la boda de la hija. Roberto, tenía el doble compromiso de asistir: como alcalde y como familiar, así que, incluidos los argentinos, todos fueron a la boda de la hija del taxista.

Los novios llegaron a la iglesia en un viejo taxi, un Seat 1500, que relucía los cromados metálicos de sus aristas bajo el sol.
Los amigos de los novios, como ya habían superado el cursillo de los gestos en la misa, no entraron en la iglesia. 

- Cuando yo me case, me casara el alcalde, por lo menos ese no me hace ir a la catequesis.

Las zarzas eran familia de los novios y estaban invitadas a la boda; ese día, en los bancos del interior de la iglesia y tomaron nota de todo cuanto dijo el cura que casaba, y dieron un repaso a su vestimenta.

Dieron el si quiero, sonó la música de Schubert y salieron los novios recien casados de la iglesia. Fuera, sus amigos les esperaban y los recibieron con una lluvia de arroz, en señal de fecundidad, prosperidad y buena suerte. Pasaron entre las cámaras de teléfono, que no paraban de hacer fotos, corrieron hasta el viejo taxi Seat 1500, donde les esperaba el conductor, vestido con traje y gorra negros,  con la puerta abierta sujeta con sus guantes blancos. Se metieron dentro del vehículo y salieron disparados para ir al lado del faro, donde están las piedras que hablan; allí les esperaba un fotógrafo para hacerse las fotos de recién casados.

Después de esto la gente empezó a marchar para el banquete que les esperaba en el asador de la hija de la bruja. 
Finalmente solo quedó el cura, que tras quitarse la vestimenta de dar misa y casar a los novios, cerró la iglesia atrancando las viejas puertas de castaño y echando cerrojo con una pesada llave de hierro. Al terminar también marchó para el banquete.

 Y en el asador de la hija de la bruja fue donde apareció Maria Gabriela.



domingo, 8 de enero de 2017

no son como nosotros 6



Luisa Fernanda llegó a Galicia en octubre.
- Por favor a que hora viene el colectivo * bus que va para Menciños?
- Viene demorado.
- ¡Ah, demorado, lindo color! ¿pero a que hora viene el colectivo que va para Menciños?

Tenía un timbre de voz semejante a una campanilla que arrastraría a sus pies a cualquier hombre que llamase por su nombre. Sus manos blancas tenían unos dedos tan finos que parecían de porcelana. Era alta y delgada, vestía un traje negro de cuero, con unos zapatos de tacón de aguja que hacia su figura mas alargada, y tenía una mirada fría que hacia temer que tuviese escondido un látigo de cuero para castigar a quien osase contrariarla.

Cuando llegó el bus para Menciños subió al coche y el colectivero * conductor no le cobró el billete.

Los primeros días en Menciños estuvieron cargados de felicidad. Hasta Carlos Alberto mostró cambios con la llegada de la hija: como era el primero en levantarse, hacia el café y preparaba el desayuno para todos.

Por la tarde después de torrar los dos, cada uno en su habitación, se levantaban a la seis.


¿Luisa Fernanda me haces un choripan con salsa chimichurri, como se hace en Buenos Aires?


Y veían los dos las noticias de la tarde en la tele.


- ¿ Acá no se habla nada de Buenos Aires?


Las ancianas, madre e hija, viendo lo unidos que estaban los dos comentaban lo bien que se llevaban padre e hija, y el caso que le hacía este atendiéndola en todo cuanto le pidiese.


- No está bien que le haga tanto caso a la hija. Si el hombre no obedeciera a la mujer Adán no hubiera comido la manzana que le ofrecía Eva - decía la bisabuela

- Si, es que tenemos que estar nosotras en todo - apostillaba la hija.

Cuando Roberto conoció a su prima lejana de la Argentina empezó a llamar constantemente y a frecuentar la casa por la tarde; y hasta traer presentes como señal de arrepentimiento de haber tenido hasta ahora, a su bisabuela y a su tía abuela, con la que vivía la anciana, abandonadas. 


Pero el amor es como es, y a pesar de la alegría de las dos mujeres ; que daban por hecho el traslado  de la vida social del ayuntamiento, a la casa, por tener viviendo con ellas a la futura primera dama; una tarde Luisa Fernanda se plantó, antes de hacer el choripan para Carlos Alberto, y dejó bien claro que por mucho alcalde que fuera Roberto su amor no era correspondido.

 
Mariví fue a visitar a su hermano al ayuntamiento, y al lado de un busto, que alguien había dejado arrinconado mirando a la pared, habló con estas palabras a su hermano: 

- Mira Roberto, con lo bien que estabas como esos alcaldes de la capital, tan bien peinados y con carita de niña, que no han roto nunca una flor; y vas ahora y te enamoras. Un alcalde enamorado puede traer muchos problemas al pueblo así que hay que mirar como te enamoriscas. 

Puestos a casarse había que buscar para Roberto una mujer de Menciños. Así que se reunió toda la familia para buscar una solución al problema:

- ¡Pero solo está la hija del taxista y se va casar que ya tiene novio!

- ¡Pues se rapta y ya está!. Ya veras como lo hace hombre en nueve meses. - dijo la bisabuela.


Y para esas cosas del amor los argentinos son mas avanzados que nosotras las del pueblo y dieron la solución al problema:


Buscar una mujer para Roberto por interné. 



mvf.

Ensayo sobre la novela de Adelaida

 Ensayo, sobre la novela de Adelaida. Adelaida quería ser monjita evangelizadora en el amazonas y cuando en el colegio de hermanas rel...