lunes, 30 de abril de 2012

La rusa 6 .


Terminaba la riña de dos jubilados porque uno de ellos se metiera en el coche del otro, un viejo Seat 600 D, con una llave de cambiar las ruedas para quitarle el volante al coche, cuando Quasimodo llegó a la chatarrería.

El propietario del histórico vehículo, picado en su amor propio por la estima del vehículo no quedaba aún muy conforme con la explicación, después de aclararse que todo se había producido por la confusión que había tenido, el “ bárbaro “ del atentado, del histórico coche con un vehículo del desguace, pero se habían dado la mano, delante de los operarios de la chatarrería que habían corrido para evitar que llegasen a pegarse, y la discusión quedó zanjada. - Los presentes regresaban de nuevo cada cual a lo suyo-.
Nuestro amigo, al llegar bajo un tenso silencio - como cuando termina de pasar una tormenta - , se dirigió al chatarrero, un hombre viejo, calvo , y de piel ennegrecida que permanecía impasible, detrás de un destartalado mostrador - , sin levantar la cabeza de su libreta : un pequeño bloc de notas donde estaba echando cuentas.

Quasimodo le preguntó por la chatarra traída por los sobrinos del patriarca de los gitanos y le explicó la consabida retahíla : - ... que quería saber si trajeran un viejo aparato de radio que al parecer habían recogido de la propiedad de un vecino por confusión con chatarra - .
El hombre, que apuntaba pedidos en una hoja, sin levantar cabeza le señaló con el dedo para que se dirigiese a hablar con una mujer, que saltaba por una ladera de viejos trozos de hierro.
Pregunta a la rusa- , le dijo, - los gitanos siempre quieren tratar con ella - .

La rusa vestía un mono azul grisáceo, lleno de mugre y manchas de aceite. Llevaba una gorra puesta con la visera para atrás, guantes de cuero y unas aparatosas botas negras . Era una mujer alta y fuerte con pelo rubio pajizo y ojos azules grisáceos. Y mientras se le acercaba Quasimodo se había puesto a martillear un viejo reloj de pared inservible .
Quasimodo volvió a recitar el caso de la radio del tío Avelino .

La rusa, era ingeniera naval, y terminó en nuestras tierras después de ver medio mundo pedaleando para hacer el camino hasta las costas de finisterre, - la tierra del fin del mundo-. Había encontrado trabajo en la chatarrería, donde había ido para buscar piezas y arreglar su bicicleta . Por que el viejo chatarrero había sabido ver que en su cabeza cabían todas las entradas de hierros en la chatarrería . Y que esa mujer en búsqueda de chatarra , en apariencia desordenada, tenía un don innato que le hacía saber donde estaba cada pieza y que se podía hacer con cada pieza, y que en su cabeza había un montón de figuras geométricas, todas ellas de tuercas, tubos, yerros, alambres … con los que se montaban enormes cuerpos antropomorfos, que a veces se podían descubrir en dibujos en servilletas caídas por el suelo o papeles del periódico con el que envolvía los bocadillos que traía para el descanso.
Al terminar de reducir al metal el viejo reloj, - diríase que lo había reducido a la materia prima del tiempo - , la rusa empezó a arrastrar un radiador de fundición con grabados, junto al cabecero de hierro de una cama.
Cuando Quasimodo acabó la retahíla del motivo de su búsqueda y preguntó por la chatarra de los gitanos y por el aparato de radio antiguo . La rusa escupió en el suelo y después de dejar el radiador, le llevó hasta una esquina donde se veían los restos de lo que antes fueran aparatos electrónicos y tirando de un viejo cable con enchufe le dijo a Quasimodo : - Cuando venir aquí ya no valer nada - .

Y así fue como los gitanos, al subir por la carretera del monte comunal próxima a las tierras del tío avelino, se encontraron la radio que había sido puesta con la emisión radiofónica de los de la diócesis, para espantar el jabalí que hacía estragos en la huerta del tío Avelino. Al estar apagada no vieron en ella más que un aparato viejo e inútil que tiraron encima del camión entre los hierros viejos de un somier, una nevera, una lavadora , potas abolladas … y así fue como la religiosa radio, muda de denuncia contra la avaricia y la usura que deja los padres sin trabajo y las familias sin hogar, dentro de ella se llevó a los comentaristas y los periodistas , los tertulianos y los políticos, los curas y los obispos … que arengan a sus oyentes metiéndoles miedo y espantándoles, dando con todos ellos en la chatarrería

La rusa llevó a Quasimodo a un apartado donde tenían varios aparatos antiguos. Aquellos aparatos de válvulas de vacío y madera .
 - Estos aparatos de radio estar llenos de historia – le dijo la rusa
Quasimodo perplejo se fijó en una  vieja radio antigua shaub-lorenz igualita que la que recordaba de casa de su abuelo y le vino a la mente una voz que oía de pequeñito en su casa : - ¡ Aquí radio Radio París... ! -

Cuando los caseros que vivían en las tierras de Don Sebastian se juntaban alrededor de la cocina de leña, ante una copita de licor café para calentarse del frio del invierno, a veces en voz baja llegaban hablar sobre las injusticias y miserias que padecían y se atrevían a decir : - “ algún día, estas tierras en las que han vivido nuestros antepasados desde que la memoria alcanza serán por justicia nuestra “-
- vendrá un tiempo en que todos los hombre podrán disfrutar del trabajo que hagan y llevar una vida digna-
- Que cosas dices - respondía uno con miedo.
y el otro añadía. - Lo dijo radio la pirenaica -

   "  ! Aquí Radio España Independiente, estación Pirenaica, la única emisora sin censura ¡ "

La rusa le miró ,y como si le hubiese leido el pensamiento, le dijo sonriendo : - Ah, español, español … - e imitando una voz radiofónica de su país gritó : - ! Aquí radio liberty la voz de la libertad ¡ -

Quasimodo decidió comprar el viejo aparato, para regalárselo al tio Avelino y compensarle por su perdida .

La rusa, acompañado de Quasimodo que la seguía corriendo detrás, llevó el viejo aparato al mostrador de la oficina de la chatarrería. Después de depositarlo cogió una maza arrimada al mostrador. Le regaló una amplia sonrisa a Quasimodo. Y marchó a vérselas con el viejo radiador de fundición que había dejado esperándole.

El hombre del bloc miró para la radio y mentalmente empezó a tasar su precio valorando el aparato y el interés que pudiera haber despertado en el comprador.

lunes, 23 de abril de 2012

el sobrino de marise - reelaborado


Hoy tuve que quedar con mi sobrino. Es un cielo. Fui recogerlo al colegio porque me llamó su madre que tenía que ir a un entierro; - se murió una vecina de ella -. Llegamos a casa, y después de una saltada en las camas le dí la merienda. Bueno, realmente fue él cuando estaba exhausto de probar saltos en toda la mueblería. Se quedó tirado, con los brazos abiertos en cruz, encima de la alfombra del salón, y me pidió a gritos - ! Tita quiero chorizo ¡ - Los niños de ahora tienen el paladar a flor de piel y no admiten nada que no tenga potenciadores de sabor . 

Terminó de merendar y se puso a ver la tele. Al cabo de un rato se aburrió. La programación no debía tener los suficientes potenciadores de acción .
Vino hacia mí preguntando por su madre: -  Tita, ¿ y mama ? -
Yo le dije, igual metí la pata pero no me gusta engañar a los niños : 
- Mama tiene que ir a un entierro que se murió la vecina.-
Mi sobrino puso los ojos como platos,
- ¿ Por que se murió la vecina ? , tita -.  Me preguntó.
- Porque dios la llamó para que estuviese con él en el cielo - , Respondí.
Con evidentes signos de alarma mi sobrino volvió al ataque : - ! Tita, yo no voy a rezar más ¡ -
Marise : - Pero si no se murió, que ahora está en el cielo con su familia - .
Mi sobrino - ¿ ! y por que se llevó dios a la familia de la vecina ¡ ? -
Respiro hondo de marise - .... -. Otro respiro más hondo de marise - ... ... - .
- Bueno, no te preocupes por eso-. Le dije, apoyándome con signos no verbales de: "hemos terminado este tema " .
Pero a mi sobrino le quedaba volando aún algún moscardón y no quedaba tranquilo :
- ! Tita, voy cancelar mi cumpleaños ¡ - .
Marise: - ! PERO COMO VAS A CANCELAR TU CUMPLEAÑOS ¡.- bajando la voz de sobresalto pasando a un tono explicativo: - No ves que te vas quedar sin regalos -
Y mi sobrino cayendo lagrimas de los ojos me respondió : - ¿ Y si dios me lleva a mi también para que mi mama le dé mis juguetes a los niños pobres ? - .


Ahora lo dejé dibujando coches de bomberos en el salón Y mientras lo oigo imitando el ruido de las sirenas de los bomberos me pongo a recoger un poco la casa .
A mi me recuerda cuando yo era niña, claro que no había tantos juguete como ahora, pero jugábamos entre todos, al pañuelo , al escondite, a la rana , al pilla ... El juego que más me gustaba era el pilla y las corridas que echábamos. Corríamos con cualquier pretexto: un dedo en un ojo, un empujón a un charco, eres la novia de aquel .... - aquel siempre era muy feo o destacaba por su finura o inteligencia - .
Yo llevaba unas trenzas rechulas, y a la mínima que me tiraban de ella metía unas corridas que para que te voy contar; - a veces tenía que ayudar y empezaba yo con un tirón de pelos, o simplemente recordaba a alguien el tirón que me había dado el otro día, aunque hubiera sido otro - .


- La fantasía de los niños. Cuanta imaginación . Ahora está mi sobrino llamando a la señorita de los bomberos diciéndole que es un niño muy pequeño, que esta solo en casa, que salé mucho humo y que hay fuego en la cocina . Y que manden varias unidades de vehículos -
- Bueno mientras pinte coches de bomberos, por lo menos estamos todos tranquilos - .
Sigo contando: Era yo echarme a correr, que ya los niños huían despavoridos con tan solo verme llegar. Y menudas corridas que hacíamos para que no los alcanzase, porque de unas sacudidas acababan en el suelo y después, espachurrándolos ,  me dejaba caer encima de ellos de espalda,  y me zarandeaba contra ellos,  igual que los osos se rascan el lomo contra los pinos, " porque una era una señorita y no se iba sentar a horcajadas encima del chico."
- Ya han pasado cuarenta minutos - el tiempo vuela cuando una esta entretenida.
Todo esto, que recuerdo, me hacía la chica mas feliz del mundo hasta que un día le mandaron una nota a mi madre diciendo que su hija, "es decir yo", era un poco extrovertida, y a mi madre le sentó muy mal, por que de aquellas eramos tan simples como tan nobles y eso de extrovertida le sonó igual que a pervertida y me dió una tunda que para que contar.
Voy a parar de escribir un rato, no sé que gritan algo de fuego y oigo un estruendo por las escaleras que una que es fisgona va ver que pasa .
El estruendo termina con la caída de la puerta de entrada a la casa de marise y unos bomberos entran al interior de la vivienda .
El sobrino de marise, repuesto del primer susto, corre hacia su tia gritando repleto de alegría y felicidad : - Tiaaaaaaaaaaaaa, tiaaaaaaaaaaaaaa - respira y grita de nuevo - ! que está aquí Quasimodo...¡
Encima de la puerta caída , un sargento pequeñito de bomberos, con traje de amianto y todo lleno de espuma grita : 
 - ! pero aquí no hay humo ni fuego ¡ - mira para el sobrino de marise e increpa : - ! niño ¡ , ¿ como conoces tu a Quasimodo ? - 

Y después de un día agotador y de llevar mi sobrino a su casa, donde no me atreví a explicar lo ocurrido, me siento aquí para rematar y escribiros:
Aclaraciones:
Quasimodo, que trabaja de voluntario en lo de protección civil, estuvo hace dos días en el colegio publico explicando con fotos de gatos y ancianos el trabajo de los bomberos a los niños de primaria. También les explicó como se llama al 112, para pedir ayuda en casos de emergencia e incendios, y como salían los coches con sus sirenas del parque de bomberos e iban apagar un fuego. Y mi sobrino, que es muy suyo, no se quedó con los gatos y ancianitos, que de eso ya tiene en casa, pero si con lo de llamar al 112 y ver llegar un desfile de coche de bomberos que aparcarían delante de su casa, para ser rescatado de emergencia y llevado en los brazos por quasimodo hasta los mandos de un coche bomba, rojo y plateado, de los bomberos . - Donde se pasaría su paraíso personal hasta ponerse el sol, jugando todos los días en vez de ir a clases - .

Mi sargento pequeñito de bomberos todo lleno de espuma : 

" Una, osea yo, no se había enterado de que el niño había cogido el teléfono, por que seguro sería cuando estaba en el botiquín del cuarto de baño buscando una aspirina, por que se me había levantado un dolor de cabeza...  
Ohhhhhhhhhh . Cuanto lo siento. Mil perdones ... Por favor dejen cerrada la puerta cuando recojan todo y marchen ".

Cuando llevaba a su casa a mi sobrino me aclaró que ahora quiere ser bombero italiano por que dice que no vaya a ser que la señorita del teléfono de los bomberos de aquí le reconozca al ir a trabajar y le dé una buena tunda.
Hablando de Quasimodo : - Yo le tengo que probar al ceniciento de quasimodo si le sirve el traje de romano, que compré en carnavales para mi padre, no vaya ser que le valga y descubra que yo sea su princesa como en los cuentos de hadas - .
.

lunes, 16 de abril de 2012

karuso 5


Finalmente quasimodo encontró a karuso, el patriarca de los gitanos, en el bar de la estación de autobuses, ultimo lugar donde iba una vez finalizado su recorrido para después marcharse a su campamento.
El campamento era un poblado de gentes pobres, venidas de algún país del este, que se habían asentado hace unos años en nuestro ayuntamiento y  permanecían desde entonces con nosotros  por que al llegar las elecciones municipales se les pedía el voto que entregaban, después de arduas y sencillas negociaciones, por el consentimiento de la permanencia del poblado y el respeto a sus normas extranjeras, entre ellas las costumbres peculiares que tienen sobre el papel de las mujeres en su sociedad, sin que por otra parte nadie se preocupase de solucionar los problemas reales de los moradores del poblado.
Karuso, patriarca del poblado, tenía su horma de zapato en la maquina tragaperras de la cafetería de la estación de autobuses, en la que dejaba sus recolectas y que era asaltada con frecuencia en el tiempo sin que nadie sospechase quienes podrían ser los asaltantes nocturnos.

Quasimodo después de estar esperando un rato mientras iba viendo como caían las monedas del gitano dentro de la maquina, se le acercó y le dijo que venía de parte del furgo. El gitano se volvió hacia él, le miró, y sonriendo le dijo que no hacia falta que se presentase.

Karuso hacia su recorrido todas las semanas pero hacía su mejor cosecha los días en que había feria. Se había especializado en un canto lento, agónico, sonoro ...- y perdonando la transcripción, que no se pretende molestar a nadie, ni hacer burla de la pobreza -
su canto sería algo así, como : - Dameeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee algoooooooooooooooooooooooooooooooooo, Dameeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee algooooooooooooooooooooooooooooo - .

Dichas voces, que tal vez habría descubierto en una noche insomne de verano, oyendo el maullido lento, lastimero, pedigüeño ... propio de gatos que no obtienen de su hembra lo que solicitan,
se introducían penetrando los cristales de los escaparates, y circulaba libremente por entre las estanterías de las tiendas y supermercados, repletas de conservas, bebidas, fiambres, frutas…
Se metía por entre las piedras y los hierros, y ascendía por el interior del hormigón llegando a los pisos de las casas ... y ese monótono y largo sonido se metía en la cabeza de las dependientas, las amas de casa … las personas que duermen y las que no quieren ser molestadas, despertando, como el maullido lastimero del gatito perdido que llama a su madre, un resorte interno que se convertía en un correr urgente para ayudar a la criatura desvalida y al fin de que cesase su lamento . Al final los de las tiendas le nutrían de bolsas de productos que perecían, las vecinas bajaban bolsas con cosas que ya le tenían guardado...
Cuando había terminado su actuación, karuso metía dentro de un bolsillo de su chaqueta raída, las monedas que habían ido cayendo en su gorra de artista, tiradas por los clientes que habían pasado mientras daba rienda suelta al canto de su " aria da capo ", y después de sacudir ritualmente el polvo del suelo de su gorra, se cubría la cabeza y marchaba con su minuta y su impuesto revolucionario de bolsas de ropas viejas y productos caducados, continuando su recorrido hasta acabar la mañana.
Viendo el momento oportuno, mientras el gitano seguía metiendo monedas en la maquina tragaperras, quasimodo le acercó una bebida reponiendole la que tenía vacía y le preguntó si sabía algo de una radio antigua y volvió a repetir la historia de la radio del tio Avelino - … que había puesto un aparato de radio por la noche para espantar al jabalí que le destrozaba los sembrados y de como le había desaparecido .-
Aunque desconfiado y parco en palabras con los que no fueran de su raza, quasimodo no tardó en obtener respuesta del gitano, pues ya se conocían del rio, donde tenían coincidido en la pesca de la trucha , y más de una vez habían competido en silencio, unas veces escondidos entre las ramas de la foresta de la ribera del río, pescando al mosquito o al salton,  para que no les viese ni se asustasen las truchas, y otras al descubierto,  compitiendo en quien lanzase más lejos o mejor apuntase y colocase la cucharilla entre los huecos de las raíces de los arboles que se metían en el agua del rio y donde se suponía que dormía la trucha  .
El gitano, por lo que le contó quasimodo, le dijo que fuera a preguntar a la chatarreria porque sus sobrinos habían andado sobre esas fechas, con su camioneta destartalada, recogiendo hierros por esa parte del monte y de ahí: próximas las tierras del comunal y las del tío avelino, igual pudiera haber surgido una posibilidad de confusión . Y añadió - que él y su familia , sin abandonar sus negocios, eran personas honradas y a nadie le hacían mal. Que sus sobrinos van por las aldeas recogiendo trastos viejos, enseres domésticos y colchones … y también recogen lo que algunas gentes, que por porfiar en que pierden un tesoro, prefieren tirar en el monte comunal antes que dárselo a los gitanos para vender como hierro viejo en la chatarreria.
Por el altavoz se anunciaba la salida próxima de un autobús, y daban los horarios de llegada de otros dos y sus posteriores destinos . : - “ Atención, atención, señores pasajeros el autobús para Ordoeste efectuara su salida en cinco minutos … atenc .. -
La chica del bar, con la bandeja encima del mostrador, encargaba un pedido de los clientes de una mesa : - Un café largo, cortado con leche desnatada templada, con sacarina … y un vaso de agua con pajita y un cubito de hielo ... - .Y quasimodo, salía de la cafetería con destino a la chatarreria, para continuar con sus pesquisas.
El brillo de un diente de oro que tenía el gitano despidió a quasimodo a través de la ventana del bar, mientras, esta vez , la maquina empezó a soltar su premio.

lunes, 9 de abril de 2012

La tia la rica.- 4




Los abuelos decían que en Galicia el hambre entraba nadando debido a que la cantidad de agua que cae por estas tierras puede anegar las campos y ahogar las simientes, dejando las tierras sin dar sus frutos y sin comida para hombres y animales.
Una de estas hambrunas fue tan dura que en la galicia rural, en las casas pudientes, por piedad se preparaba un caldo para los pobres que venían a comer en algunos casos desde más de veinte kilómetros.
De donde es mi madre, para dar un festejo del que ya nadie se acuerda, un día las vecinas hicieron unos callos, que era lo más exquisito a lo que se podía aspirar y tal fue el contento y la felicidad que se produjo entre los pobres que desde aquellas, llegados tiempos mejores, quedó por costumbre celebrar cada año dicha fecha con una enorme perolada* de callos – hace alusión a lo cocinado en una pota de enorme dimensiones, callos en este caso -, claro está que en el lugar, el numero de pobres se multiplica ahora en esa fecha enormemente para degustar los callos.
Mi madre, que está en todas las organizaciones y eventos que se organizan, en esta fiesta no podía faltar. Próxima la fecha de la celebración comenzó los preparativos y las compras de los callos para batir el record del año pasado que estaba en treinta raciones por minuto. - es decir que entre ellas y dos vecinas más, echadas las cuentas pretendían entrar en el guinnes sirviendo mil raciones de callos en cinco minutos- por que los callos se han de servir , ni más , ni menos, que en su punto exacto -.


El día que a la semana bajamos al pueblo del puerto de compras, entre otras cosas hacer la compra de pescado … en un encuentro ocasional se reunió con los de la batea en una cafetería, con los que quedó en que se harían cargo de recoger los callos del matadero
municipal, y que se los subirían al lugar donde se celebraría la callada.
 Acuerdo que había llegado con ellos para que no se produjese el atasco del año anterior cuando apareció el pescadero con sus gatos para traer los callos – los gatos venían picajosos y no se dejaban coger porque no se había hecho sus paradas acostumbradas ni habían recibido sus raciones de pescados habituales - .Y además, por las suspicacias que había este año con la desaparición de los gatos, se pretendía así evitar que por desgracia se atropellase un gato y acabasen con una denuncia puesta en medio ambiente*.
- se sospechaba de la posibilidad de que alguna vecina, molesta con el ruido de la fiesta próxima a su casa, fuera defensora de los animales - . 
Lo que voy a contar se produjo unos días después cuando vino a tomar café a casa de mi madre la tía la rica - mi madre había dejado de jugar a las cartas después de la redada en el bar con los …
sus amistades, pero aprovechaba las visitas en su casa para echar una de sus celebres partidas, a base de guisantes o garbanzos - .
La tía rica, era viuda de don sebastian el cacique del pueblo. y como no habían tenido hijos, a la muerte de este le había quedado todo en herencia a un sobrino por la parte pobre de la familia de don sebastian, pero mientras viviese su mujer, que había ascendido a viuda, estaba todo en usufructo de ella. Y así mientras su sobrino vivía en la indigencia, en espera de la herencia de su tío, la tía la rica iba viviendo los largos años de vida que le quedaban, llenos de recuerdos repletos de soberbía y de maldades. Por eso le llamaban la tía la rica.

La tia la rica, tenía los dedos llenos de anillos de oro , que eran como el antiguo testamento de su vida
Aspiraba el aire y resoplaba : - " soy la viuda de don sebastian " -
A veces intimaba y decía - Ay .... cuando sebastian vivía … -
Cuando venía por nuestra casa a tomar el café nos regalaba unos besuqueos para todo el mundo a la voz de: - Ay, hija, cuanto tiempo que no te veo.
Se sentaba a tomar el café y mientras llenaba la taza : - Ay, hija, pasame un poco de azúcar que a mi no me lo ha quitado el medico-
Después , invariablemente, sacudía su mano, la otra  posaba en la mesa con un cigarrillo entre los dedos que se quemaba elevándose una columna de humo lenta, ondulosa, desgreñandose en el aire, y decía : - Ay , hija, que guapa te veo -
Invariablemente despachada sus cortas frases llenas de hija por aquí e hija por allí. Solo una vez, mientras echabamos una de esa aburridas partidas con guisantes, me sorprendió con sus comentarios diciendo :
- mi mejor amiga es de color - ,
Yo abrí los ojos, pensando para mi , - ¿ como de color, que quiere decir de color ? -, pero la tía la rica , continuaba sin pausa su comentario : - y yo le digo :  ! ay, prima , pero que negra eres dios mio ¡-.  Al acabar salió una risotada larga y profunda de sus pulmones cavernícolas . - Oh, oh, oh ...-. Así quedó aclarada mi ingenuidad

Estábamos echando una partida con garbanzos en casa, en una de estas visitas. Mi madre no le importaba perder garbanzos jugando a las cartas porque como ella decía ni siquiera se sabía cuantos entraban el paquete de un kilo, ni pretendía saberlos.

- Anda juega, que se te va quemar la carta en la mano - . Le dijo mi madre a la tía la rica, mientras esta sujetaba la carta en la mano.

Entonces “la tía la rica” levantó la carta y la bajó a la mesa como el martillo que va dar el golpe en la cerviz de un ternero para darle muerte en el matadero, y le soltó a mi madre :

- Ay, hija, el otro día te vieron tomando un café con los de la batea -, y yo les dije -, continuó” la tía la rica” - , ¿ y a vosotras que os importa lo que haga .... la madre de marise ? -.

Mi madre se quedó perpleja. El veneno ya había sido inoculado.

Mientras sujetaba las cartas de la partida con una mano, la otra mano seguía meneandose en el aire, haciendo arcos como si fuese la batuta de un director de orquesta dirigiendo las palabras que a su espalda salían por la boca de su propietaria . Era la mano de don sebastian que seguía vivo después de muerto y desde ultratumba, empezaba un nuevo movimiento con el que dirigía las palabras que salían por la boca de “la tía la rica”:
 - Soy la viuda de don sebastian ...– dijo, y quedó la frase en el aire sin acabar .
A la noche mi madre y mi padre discutieron en casa. yo los oía mientras veía la televisión, comiendo mi sanguische en la sala. Al final oí gritar a mi padre que le decía a mi madre.
- ! … pero que te vea una vecina .... una mujer sola, en una reunión con los hombres del puerto ¡-
Después se hizo el silencio en la casa.

Y así fue el motivo por el que los de la batea, incluida mi madre,  habían aumentado las medidas para no ser vistos en sus reuniones.

.

lunes, 2 de abril de 2012

El dia de la huelga - por marise


Nunca pensé en participar en una huelga pero os voy contar como fue todo. Estaba en santiago de compostela tomando unas copas tranquilamente con unas amigas que había ido a visitar. Nos habíamos sentado en la escalinata de piedra que daba acceso a una fuente de agua. Por su viejo caño de metal manaba agua mientras la música salía del local del pub envolviendo la noche. La hora pasaba de la una unos minutos – la berenguela, la campana del reloj de la catedral, había dado la campanada hacía poco y se había desplazado su tañido por las calles haciendo un eco sonoro, hasta llegar a nosotras y darnos la hora - . Era una noche apacible de primavera con unas temperaturas tan cálidas que parecía que estuviésemos en el mes de julio. Entre los ruidos de la música que salía del local, se oía el ruido de la gente que estaba dentro y sus gritos siguiendo el ritmo de la música, pero imperceptiblemente se fue incorporando otro vocerío que fue creciendo hasta que por una de las bocacalles, que daba a la pequeña plazoleta en la que estabamos sentadas al lado de la fuente, apareció un montón de gente con banderas de plástico de color rojo brillante, pegatinas y pasamontañas.
Era un piquete de huelga de los sindicatos, bueno eran de Ugt, venían cerrando los locales de copas. Como yo estaba fuera del local con la bebida en la mano, a mi no me preocupaba mucho, - no podían cerrar la calle -. Asomándose a la puerta del pub empezaron a pedir a los clientes  que secundaran la huelga, saliendo para fuera y que se cerrase el local. Salieron los camareros protestando y empezaron a discutir con los del piquete, pero los del piquete gritaban pero no mordían y los camareros se crecieron y  empezaron, para sorpresa nuestra, a adoptar actitudes chulescas y de matones de barra con la gente del piquete.
Allí estuvieron media hora en un tira y aflojaba por el cierre del local. Después de tanta discusión nos empezó aburrir el tira y afloja por el cierre del local  e indignadas con los camareros  todos empezamos a gritar apoyando a la gente de los sindicatos:  " ! en este local, no vuelvo a entrar ¡", " ! en este local, no vuelvo a entrar ¡" . - yo miraba con el rabillo del ojo a mi compañera y decía : ahora que te toca pagar a ti las copas vas librar de esta -. " ! en este local, no vuelvo a entrar ¡" claro que lo que más me preocupaba a mi era la advertencia que me estaba dando el vacío que sentía en mi barriga.
Al final unos y otros cedieron y cerraron- esto no está muy claro, pero unos dejaron de gritar y otros cerraron el local .
Como era lo único que había, y parecía una movida tan excitante, nos dejamos arrastrar con la gente del piquete y bajamos por otra calle, en dirección a la antigua zona de vinos.
Santiago de compostela como tiene tanto turismo, especialmente los años santos, la antigua zona de vinos esta llena de restaurantes y vinoterías*  vinotecas de alto standing,- aunque con esto de la crisis se van tener que reconvertir de nuevo en locales de tapería y vinos de marca como antiguamente-.
- yo me di cuenta que llevaba una bandera de la UGT en la mano, no sé en que momento acabó en mis manos pero me encantó agitarla en el aire, para ello mis amigas se habían alejado unos metros de mi y hacían como si no me conociesen - .

Por el camino se terminó de cerrar todos los locales de bebidas . Bueno era la hora de cierra así que no era tan difícil.
Al acabar nos fuimos a un establecimiento de veinticuatro horas,
- eso y las farmacias de guardia era lo único que estaría abierto en ese momento -.

El establecimiento de veinticuatro horas era de una cadena comercial. Había una trabajadora bastante terca y estúpida . - digo yo, porque si tantas ganas tenía de trabajar con cerrar y abrir más tarde lo tenía fácil. - También acabó cerrando -
Como ya daban las tres de la noche –  mostrabamos señales de cansancio- , y los del piquete de huelga nos invitaron a subir a su organización sindical. donde habían convenido reunirse de nuevo para agruparse - Supongo que por que eramos las chicas nos invitaron ir con ellos, solo les acompañé yo -.

En la sede del sindicato tenían cervezas y bocadillos de jamón , esto no se si hice bien en contarlo por que seguro que alguien va decir que le parece indignante que tuviesen bocadillos de jamón mientras hay tanta gente en paro pero también había bocadillos de queso, chorizo y salchichón.
Alguien hacía broma de que con la crisis eran más pequeños.
También tenían tres cafeteras haciendo café, la chica protestaba que ya había hecho un montón, porque era realmente enfarragoso estar poniendo el filtro por arriba, echar el café y después esperar que saliese el café, en cafeteras eléctricas de oficina.
Pero tampoco penséis que era para tanto lo que había porque yo me senté y en diez minutos me había comido todos los biscochos que tenían para mojar en el café con leche.
Llegadas las cinco de la mañana la gente se fue distribuyendo, unos para la estación de transportes, otros para la televisión de galicia... y yo me fui con los piquetes del polígono industrial.

Estaba fresca la mañana y nos saludó unas humaredas anaranjadas cuando bajamos del coche, porque alguien de los que habían llegado antes que nosotros habían esparcido unos botes de humo.
Nos fuimos concentrando en la entrada del polígono, y empezamos a cortar la calle, no tardó en aparecer dos furgones de antidisturbios de la policía nacional estaba allí y al vernos tanta gente bajó un agente alto y flaco que parecía una anchoa. - todo tenso, nos dijo que no consentía que nos pusiésemos en medio de la carretera, ni que parasemos el trafico, que si queríamos informar lo hiciésemos desde el arcén - . " yo me dije para mi: -  no se como se podrá informar a los coches que pasan por la carretera desde el arcén " -.
Cuando la cosa estaba clara, el agente regresó a su furgón y marcharon. Entonces nos dirigimos un poco más arriba de donde estabamos y nos pusimos en un paso de peatones que cruzaba la carretera. Se oyeron ruidos, estaban tirando y dejando unos contenedores, visiblemente en medio de la carretera.

Empezamos a detener los coches y a informales sobre la huelga. Paramos el coche en el que venía una chica, que no dejaba de repetir que la iban despedir si no iba a trabajar,
Un trabajador de manera tranquilizadora le dijo : - escucha compañera, la huelga no solo es por ti, es también por la pensión de tus abuelos , y por la de tus padres -
La chica respondió visiblemente nerviosa: - lo sé, que yo estoy afiliada - pero me tiene fichada el jefe y sino voy me va despedir, ahora soy yo la única que trabaja en casa y no me lo puedo permitir -
¡- bueno, mira – le respondió el informador del piquete que le había parado, - lo que puedes hacer es ir al trabajo pero dejarte que te vayamos demorando, así nos ayudas a ralentizar la entrada a los centros de trabajo, y tu después dices que llegas tarde por culpa nuestra.
La chica estuvo de acuerdo y contó que la contrataban por días, que la daban de baja el viernes a la tarde y la volvían a contratar el lunes , - a mi los ojos se me pusieron de plato , al oír lo que contaba -,  la chica seguía explicando que como llegaba la semana santa, la volvería a dar de baja el miércoles para contratarla de nuevo, a ellas y a sus compañeras, el próximo lunes. Y como se acumulaba el trabajo les iban hacer trabajar dos horas más el miercoles que no contaban cobrar.
Adelante compañera, estamos en la lucha. Le dije yo.
Algunas veces teníamos que darle paso a compañeros sindicalista que se concentraban en otros lugares y que se habían demorado de sus piquetes , yo les decía en burla que como íbamos explicar al coche que tenía detrás que habíamos dejado pasar al de delante.
sin explicarle quince minutos los motivos de la huelga y pasarle un cuestionario de opciones multiples, de cuarenta preguntas después.
- es broma , hacía frio -
Le dimos el alto a una camioneta de transporte animal. El conductor pidió que le dejáramos pasar que tenía un escrito del veterinario para una res con sacrificio urgente.
Yo me dije : - como sacrificio urgente -  toda extrañada – pobre animalito - .
Y empece a gritar , - no lo dejéis pasar, salvad a willy -.
No sirvió para nada al final le dieron el paso. Me consolé pensando que a lo mejor estaba de huelga el matarife.
Empezó a refrescar, y volvieron los furgones de la policía nacional, les dimos paso sin detenerlos; hacían su trabajo también y estaban en servicios mínimos. Al pasar se oían golpes, dentro de los furgones, parecían que llevaba animales dentro.
Lo hacían golpeando las porras, para amedrentar a los manifestantes del piquete.
Vino una chica, toda arreglada que iba para el tanatorio.
Yo me dije para mi: - la gente va acabar tan pobre, que los muertos van tener que venir ya maquillados y conduciendo, para evitar gastos de la funeraria a sus familiares -
Alguien vino, y me dijo sonriendo : - no, marise - , ya nos empezabamos a conocer -, es la esteticienne del tanatorio -
- ¿ ah, y la gente, de verdad, no va hacer huelga de morirse hoy ? – le respondí
Los piquetes informativos tenían cuatro o cinco coches en cola, mientras se iba explicando a los conductores , por la ventanilla abierta , los motivos de la huelga, y entonces decidí yo ayudar de la manera que mejor sé. De un resbalón me caí en el capó de un coche, y se hizo un estropicio.
- La chica que conducía el vehículo, al ver como le había dejado el coche, le dio un soponcio. Y llamaron una ambulancia que no tardó en venir.
Con la ambulancia, los furgones de la policía y la chica desmayada. al final se hizo una cola enorme, y mientras le daban aire y abanicaban a la chica en el suelo
Vino un agente y me dijo si quería subir en el furgón que me llevaba donde quisiera
Mis compañeros decían, - Si, marise, por nosotros no te preocupes,que aquí ya estamos acabando.
El agente , muy amable, también decía , ´- y por nosotros no te preocupes, que nosotros también vamos a colaborar un poquitín que somos funcionarios y nos acaban de bajar el sueldo el cinco por ciento y ahora no vamos tener derecho a cobrar por las bajas laborales.
Yo no quería que me llevaran para el sindicato nuevamente, quería quedarme allí hasta el final,
que nunca había visto un amanecer en un polígono industrial , y además porque estaba aprendiendo un montón de cosas que hasta ahora ignoraba. Pero ya sabéis como es cuando a las chicas le entra esa sensación como de unas mariposas en la barriga, yo empecé a oír el rugido de mis leones en las tripas y me deje convencer para ira a tomar un café con tostadas a una cafetería centrica de santiago antes de que la cerrasemos.
Tomamos los café y las tostadas. Al terminar, después de pagar lo consumido, les dijimos que eramos un piquete de huelga y que tenían que cerrar. Y así continuamos paseando por santiago hasta las doce del mediodía en que salimos con la manifestación.

La manifestación salió a las doce y media de la alameda, en santiago de compostela. Por nuestro trayecto se cruzaba otra manifestación , y como nuestra manifestación era tan larga, tuvieron que manifestarse dando varias vueltas a la manzana, hasta que terminamos de pasar, porque no podía pasar una manifestación por medio de la otra. Tenían unos saltimbanquis y gente teatrada, haciendo una parodía sobre la reforma laboral, así que no se debieron aburrir mucho.
y mientras íbamos gritando
  • ! El proximo parado, que sea un diputado ¡-
    a ver, si me acompañais repitiendo conmigo :
 - ! El próximo parado, que sea un diputado ¡ -
 así llegamos a la plaza de platerías.
En el alto de la escalinata de la catedral, a lado de la fachada románica de platerias, estaba instalado el palco con la megafonía para los oradores, todo un lujo. 
En la plaza de platerías no cabía la gente, así que empezamos a gritar que nos reuniésemos en el obradoiro.
Los oradores, que eran representantes comarcales de las organizaciones sindicales, dieron sus mitines en la plaza de platerías, por que tenían instalada la megafonía allí, y al acabar sus intervenciones la manifestación se dirigió a la plaza del obradoiro.  Fue todo un espectáculo. Faltaban los nacionalistas, con su teatrada, para abarrotar la plaza del obradoiro, con ellos se habría visto a la clase trabajadora gallega en toda españa. 




Las organizaciones sindicales - esta gente denostada - y los trabajadores que con ellos participaron este día, no solo ejercieron la huelga por ellos: por sus salarios , por sus trabajos, por las pensiones de los abuelos, o de nuestros padres, por la ley de dependencia ... la hicieron porque el trabajar con derechos no es el pasado, como algunos pretenden hacernos creer, el trabajar con derechos es el futuro para todos los trabajadores que vivimos en esta roca que se llama mundo.

Si no fuera por esta gente, como todas aquellas que se enfrentan y dicen basta a cualquier forma de abuso del poder, las estrellas estarían colgadas con chinchetas en el cielo, la tierra aún seguiría siendo plana. Y ademas, la sangre no circularía por el cuerpo humano, tendríamos cerebros de serrín y nuestros corazones estarían hechos de paja.

P.D. Me resulta importante comentar - para que se tenga en cuenta-  que  en españa  los arquitectos, farmacéuticos , dentistas ... tienen colegios profesionales que defienden para sus afiliados, intereses muy por encima de los de la llamada clase trabajadora, y que aún encareciendo en demasía sus servicios a la ciudadanía,  nadie se mete con ellos. Mientras que a las organizaciones sindicales, que defienden los intereses de la clase más desfavorecida de trabajadores de este país,  se dirigen campañas desde las administraciones y desde importantes medios de comunicación tendentes a destruirlos y a minar su credibilidad .


Ensayo sobre la novela de Adelaida

 Ensayo, sobre la novela de Adelaida. Adelaida quería ser monjita evangelizadora en el amazonas y cuando en el colegio de hermanas rel...