lunes, 31 de octubre de 2011

poker de ases 4º



Los operarios se acercaron de nuevo a la vaca, limpiaron un poco alrededor de ella la paja esparcida y con disimulo movieron las balas de paja alejandolas hábilmente un poco del animal para que se desplazase hacia la paja y pudiera seguir comiendo. Al acabar la operación se dió paso al siguiente concursante y sobrino de la concejala.

Así que entró el sobrinisimo en el recinto, con todos los ases de la partida guardados bajo la manga. Se aclaró la voz regalando a los presentes unos gorjeos. Hincó la rodilla en el suelo con ademanes teatrales - Ya se veía con tanta teatrada que él tenía claro, no el oficio de vaquero sino el beneficio del concurso- , y exigiendonos silencio arrancó a grito pelado:

Esas dos líquidas perlas
se desprenden tranquilas
de tus radiantes pupilas
convidándome a beberlas,
evaporarse, a no verlas,
de sí mismas al calor;
y ese encendido color
que en tu semblante no había,
¿no es verdad, hermosa mía,
que están respirando amor?
¡Oh! Sí, mi bellísima bestia
espejo y luz de mis ojos;
escuchame sin enojos,
como lo haces, amor es:
mira aquí a tus plantas, pues,
todo el altivo rigor
de este corazón traidor
que rendirse no creía,
adorando, vida mía,
la esclavitud de tu amor.

Don Juan tenorio- José Zorrilla


Y al acabar la poesía, contando que el animal le siguiese, pegó un fuerte berro montes


Eiii vaca Ehhhhhhhhhhhhhh !!!
hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh !!!

con una sonoridad muda , en perfecto castellano.

La vaca , tal como se había urdido con el truco de la paja, se desplazó lo justo, moviendo orejas y el rabo que se balanceba a los lados con el meneo de sus ancas al caminar para morder y arrancar un bocado de yerba de la alpaca y seguir comiendo.

  Al ver la distancia salvada por el apetito de la vaca, puesto que el animal hasta ahora no se había movido lo más mínimo, familiares, amigos y demás devotos, arrancaron en un fuerte aplauso
Los que más efusión y contento mostraron fueron los miembros de la familia de la labrada, que al ver el truco de las alpacas usado para que se moviera el animal,
captaron la esencia del cuento del burro y la zanahoria. Y cayeron en la cuenta de que no se les había ocurrido hasta ahora poner el carro cargado de hierba delante de la vaca para torcer su tozudez.

Yo me quedé absorta, pensando para mi que tendría la poesía de Zorrilla.  Recordando tantos recitales que me había tragado, en los que el galán se atrevía a decir a doña Ines que sus poros se abrían respirando mucho mejor, mientras seguía inocentemente el movimiento de las manos en blanco y negro suplicante de los poros de doña Ines. - Claro que mi galán me lo he encontrado en un rastro y lo tengo en el dormitorio , donde me sirve para colgar el sujetador y la camisa y los pantalones plegados durante la noche; mientras yo sueño hasta el amanecer con mi Quasimodo que me lame y me tapa mis poros abiertos -
Durante el momento en que yo estaba absorta mi padre había desaparecido y había entrado dentro del recinto de vaca por que era el último concursante

El publico, que ya había visto el repoker de ases del sobrinisimo, viendo entrar a mi padre con la cara y las manos rojas por la tintura de iodo, rompieron a reir, unos por convecinos y otros por enemigos, aplaudiendole y acompañandole con unas buenas risotadas.

La vaca agitó una oreja al notar el ruido que se producía con  la algarada del publico y se sintió inquieta al ver ese hombre todo pintado de rojo, poniendose en guardia cuando mi padre haciendole gestos y señales frente a ella, empezó su recitado:

yo no sé si podré afirmar ,
si mi dulce amada gusta o no ,
de que todo el mundo sepa que yo la sirvo;
solo sé decir que su nombre es dulcinea,
su patria el toboso, un lugar de la mancha.
Su calidad por lo menos ha de ser princesa,
pues es reina y señora mia.
Su hermosura sobrehumana,
pues en ella se vienen a hacer verdaderos
todos los imposibles y quiméricos,
atributos de belleza
que los poetas dan a sus damas:
que sus cabellos son oro,
su frente campos elíseos,
sus cejas arcos del cielo,
sus ojos soles, sus mejillas rosas,
sus labios corales, perlas sus dientes,
alabastro su cuello, mármol su pecho,
marfil sus manos, su blancura nieve,
las partes que a la vista humana
encubrió la honestidad son tales,
según yo pienso y entiendo,
que sólo la discreta consideración
puede encarecerlas y no compararlas.

Miguel de Cervantes- Quijote

El publico calló esperando el grito final, produciendose un inesperado silencio tras el recitado de la prosa de Don Miguel; por que mi padre, que ya es mayor, no estaba para ir berrando al ganado por el monte y se olvidó del consabido grito para rematar su actuación. Fue entonces cuando el animal, percibiendo la respiración contenida del publico y creyendo un inminente peligro, decidió arremeter contra aquel hombre todo pintado de rojo y sacarlo a hombros del ruedo.

La vaca miró para mi padre,  todo lleno de tintura, levantó las dos orejas, enderezó el rabo en horizontal, bajó la cabeza, levantó una pierna derecha, como si fuera un perro de caza que señala una perdiz, apuntó la cornamenta hacía aquel farolillo rojo y arrancó a correr hacia mi padre con la bravura de tiro del animal.
Mi padre al ver la embestida echo a correr por el corral, evitando al bicho, hasta que consiguió saltar el cercado del animal donde fue rescatado y aupado a hombros, entre gritos y aplausos,  por el publico, mis convecinos, que clamaron con entusiasmo mientras llovía la ojeriza de la bancada de las autoridades. Por que todos habían visto claramente, que si el anterior jugador había participado con un  " repoker de ases"  bajo la manga, mi padre le había levantado la partida con una escaleras de banderillas a la reina, siendo el ganador del concurso vacuno. Todo de rojo, los amigos eran abrazarle, empujarle y gastarle bromas.


¿ PERO COMO SE IBA DAR UN PREMIO Y QUIEN SE IBA HACER LA FOTO, ENTREGANDO EL PREMIO CON EL NOMBRE DEL FAMILIAR DE UNA REPRESENTANTA POPULAR DEL PUEBLO “A UN ROJO “ Y SALIR EN EL PERIODICO ?


Amigos, yo solo soy la mano que escribe de marise ,
no tengo respuesta a las preguntas

Próxima semana
continuara



lunes, 24 de octubre de 2011

En recuerdo Antoñete 3º


Con tanto alboroto y tanta devoción llegaron las autoridades previstas . El público se arremolinó al cerco construido como corralito para la vaca, y las autoridades fueron tomando sus lugares, en unos bancos colocados bajo la sombra de los arboles.
Y así empezó el concurso:
Levantó el pañuelo blanco el juez de paz, lo mantuvo unos segundos en el aire, quedando suspendido asimismo el griterío de los presentes, y acto seguido lo bajo.
Entonces los operarios quitaron un palo atravesado entre dos postes, que hacía de portal del recinto, abriendo paso al primer participante.
El concursante, saludó a las autoridades. Después se dirigió a la vaca y poniéndose frente a ella, empezó a declamar con entusiasmo, sin perder de vista la mirada del animal.

Hablan sus ojos; voy a responderles
que presuntuoso,
como va ser a mi a quien hablan
Dos estrellas, las mas hermosas del cielo
tenían que ausentarse
y han rogado a sus ojos
que brillen en su puesto por ellas
¿y si sus ojos se cambiasen con las estrellas ?
Lucirían tan brillantes en el cielo
que al desaparecer la noche
cantarían la aves como a la luz del día.
¿Y sino fuera ahora de día sino de noche
pues hasta ahora, obscuridad había ?
*Fragmento adaptado de romeo y julieta w.shakespeare. Perdon willy .

Y le pegó un fuerte pero corto berro con el que se ordena al ganado para que se moviera el animal:
- Eiiiiiiiii
vacaaaaaaaaaa eiiiiiiiiiiiiii!!! -

La vaca, que había seguido en todo momento con la mirada al mozo - en la psicología animal estaría el saber si por perplejidad o por incertidumbre -, acompañándole con un constante vaivén a los lados de su mandíbula, le picó una mosca taladradora de esas que abundan con el ganado . Y le concedió la oreja derecha, que fue la sacudió para espantar el díptero.
El publico, frío y distraído, al ver la señal del animal donó un aplauso al primer concursante mientras salía.
Los operarios arrimaron más yerba junto al animal y al acabar entró el siguiente concursante.

Llevaba pantalones vaqueros y una camisa blanca. Después de tomar posición distante empezó aproximarse hacia el animal lentamente - A este se le veía más picardía en esto del ganado - . Y mientras se le acercaba, empezó a recitar acompañandose con gestos y ademanes para que el animal se moviese hacia él:




Te amo con esos ojos verdes rasgados
las pestañas luengas
las cejas delgadas y alzadas
la nariz chata, la boca pequeña
los dientes menudos y blancos
los labios colorados y grozuelos
el torno del rostro
poco mas largo que redondo
el pecho alto,
la redondez y forma de las pequeñas udres
¿ sin verlas quien te la podría figurar ?
*Celestina - Fernando Rojas. Calisto

y atacó el consabido remate de llamada del ganado:

- eiiiiiiiiiiiiiiiiiii vacaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
veeeeeeeeeeeeeeeeiiiiiiiiinnnnnnnnnn !!! -

Pero viendo el concursante a la vaca impasible mientras berraba añadió un decepcionado acentuado final: -oooooooooooooooooooouuuuuuuuuu – oooooooooooooooooooooooooohhhhh!!!!

Sin moverse lo más mínimo y unicamente por la presión ejercida, por sus amistades zumbonas, tuvo la vaca a bien concederle al concursante un rabo, dando un latigazo con el rabo en el anca derecha con la que mato tres moscas del golpe. Siendo la unica sangre derramada hasta el momento.
Premiado con un rabo se marchó el segundo concursante.
Los operarios entraron de nuevo, acercándole más yerba al animal para que siguiera comiendo gustosamente y al acabar :
Dieron paso al tercer concursante. Un guapo mozo de los del pueblo del puerto, con su piel morena, sus brazos fornidos … Se veía a leguas que era un chico muy dulce.
Con mucho desinteres del publico, empezó su recitado, con voz ronca y vibrante,

En los ojos lleva mi dama el amor
por que vuelve hermoso lo que ella mira,
por donde pasa, todo hombre se vuelve a verla,
que es alabado quien primero la ve.
A quien saluda el corazón le tiembla,
huyen delante de él soberbia e ira
y de todos sus defectos allí suspira,
que bajando los ojos, se muere entero.
Toda dulzura, todo pensamiento humilde,
nace en el corazón de quien hablar la siente.
Lo que de ella se ve cuando sonríe un poco,
no puede decirse ni retenerse en la mente,
tan nuevo milagro es y tan hermoso.
Ayudadme, mujeres a rendirle honor.
Dante Alighieri. Divina Comedia - Beatriz. adaptacion wigfredo

Al acabar su recitado,
se arrancó emocionado : vacaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa veiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.
 que dejo al publico conmocionado

Como me pasa a mi, cuando me pongo romántica que me dan ganas de comer, la vaca se metió otro bocado de yerba.
  Con el entusiasmo rumiante de sus mandibulas, despues de un instante de expectación del publico, la vaca concedió al participante el movimiento de las dos orejas, con el que advirtió, a la bandada de moscas que se aproximaba por tanta dulzura, del peligro del azote de su rabo. “La vaca avisaba y no era traidora”.

Le acompañaron en la salida al concursante, dos orejas, la bandada de moscas y la ovación del sector femenino, que quedó expectante de saber el nombre del mozo y especialmente de sus señas telefonicas, para consolarle y hasta premiarle al acabar la fiesta.

Mientras mirábamos para los operarios que volvían entrar en el cerco; mi padre, que había dejado a su acompañante, se nos había acercado por detrás nuestras y despues de su llegada se nos acercó Quasimodo, que venía a preguntarle por su accidente y por lo del búho.
Nos saludó primero a nosotras:
- Hola Teles-  se dieron unos besos, de mejilla claro, jejejeje...  grrrrrrrrrrrrrrr,
- Estas tan guapa como siempre – le dijo
Enseguida me dí cuenta por los derroteros que cursaba la actual infidelidad de mi destino y el de Quasimodo

y me dije gritando para mi: - Telessssssssssssss !!!, Telessssssss . No vendrás para estropearme a mi hombre; que eres como la perra del hortelano; que ni comes ni dejas comer. !!! -

Bien veía, yo , como Quasimodo miraba para mi amiga de reojo, mientras hablaba con mi padre.
Después de interesarse por la caída de mi padre en el matorral y la limpieza de los campos, Quasimodo derivó la conversación sobre el búho. No fuera que fuese el ave nocturna la que daba presa a los gatos desaparecidos.
Mi padre le dijo que eso tendría que preguntarle a su amigo Anselmo, que había quedado por entre el gentío de la fiesta, pues era su amigo y otro, el que había visto el animal, poco antes de encontrarle y rescatarle del matorral, Y con esta, Quasimodo se marchó no sin regalar otra mirada con el rabillo del ojo a mi amiga Teles.
Iba tener que tomar cartas inmediatamente.

lunes, 17 de octubre de 2011

concurso de la vaca - fanfarria - 2º

En muchos lugares los políticos aprovechan la fiestas de sus pueblos para darse relevancia y  ser conocidos a cuenta de que se declaren costumbres populares como fiestas de interés turístico. Al final la fiesta se llena de guiris con cámaras fotográficas;  que nos vienen a ver como si fuéramos etnográficas. Y de desinhibirse todos los vecinos en una fiesta tradicional, pasa el pueblo a convertirse en la gran teatrada. - Ay... mira como viste el alcalde con el traje tradicional de cacique y el bastoncito de mando.  !!! - .
  Lo único que disculpo es que,  de tanta gente que viene, haya que nombrar un lugar para que la gente llegue sin perderse. Por que para  perderse se pierde cualquiera que venga a la fiesta del pueblo con nuestras costumbres gastronómicas,  sardiñada, churrascada , mejillonada , paella …  y tacita de vino. La tacita de vino que nunca este vacia !!!. Asi se han perdido aqui, alemanas, italinas, francesas, suecas ...  y con lo bien que salen ellas en la foto, todas rubitas, con su piel blanquita y  la manchita de tinto en la camiseta.  ¿ Que alguna sobrevive?.  NON PLUS ULTRA Se hace una queimada para finalizar el acto cultural . 
¿ Y que piensa el pueblo ?. Nosotras, antes que salir en las fotos de unos guiris, preferimos el anonimato y la tranquilidad , que para estas cosas somos muy discretas, . Asi puedes contar de primera mano - sin que se escandalicen ni se desmayen tus amistades las barbibybis -, que mientras celebraban la fiesta en tu pueblo se produjo un incendio en la barbacoa de mi padre, y para lucirse ante las autoridades locales y políticas, vino el hidroavión del servicio antincendios descargándonos encima la panza llena de agua del avión para que se apagase el fuego de la barbacoa. Pero que yo y mi familia no estábamos allí; que estábamos toda la familia en la playa con banderita azul que tenemos en el ayuntamiento. - Imposible de contar con toda la familia, colgados en video en you tube, por un guiri que nos grabó "en momento etnografico" - .
A lo lejos mi padre nos saludó con la mano. No tenía pérdida esa cabeza roja, con su mano roja, entre tanta gente conocida,  pero mi madre miró para otro lado, haciendo como si no le viese, y nos metió por el medio de la multitud.
La vaca la habían traído a primera hora de la mañana para el concurso y la habían metido en un cercado de madera hecho para que no molestase la gente que deambulaba por la fiestas, por que el animal no representaba ningún peligro, que pastaba comiendo de unas balas de paja que le habían puesto, como una vaca en un pajar,
Nos encontramos con las amigas de mi madre y empezaron a bromear cotilleando que con la vaca rubia de los de la labrada igual había risas, porque el animal terqueaba que no había burra ni burro que le ganase, pero que reír no nos íbamos reír igual que con un burro, que siempre podíamos encontrarle algún ascendiente en el ayuntamiento.
Sonaban gaiteros y charangas y como ya pasaba bien de media tarde, se esperaba la inminente llegada de las autoridades político locales de la capital . Que venían con el copago - nosotros les invitabamos a la comida en un lugar preferente y ellos vienen y cobran dieta completa -  
Y para aprovechar la llegada de los jefes y que se les viese : allí estaban luciéndose  el secretario y el aparejador del ayuntamiento. Mientras los operarios del ayuntamiento tiraban de la vaca para moverla de aquí para acá, el aparejador  iba  midiendo las distancias con una cinta métrica, señalando cada metro en el suelo, y el secretario, como si levantase acta,  le iba hincando unos palos en los sitios que señalba. Así las distancias quedaban bien visible y se podía calcular a ojimetro por el publico lo que pudiese haber andado el animal en los diez minutos para la prueba, que tenía cada concursante en su turno.
La vaca se prestaba con docilidad a la pantomima, sintiéndose agasajada por la atención y cuidado que le prestaba tanto funcionario local, que aún no nos tratan así a los vecinos cuando vamos al ayuntamiento.
  Yo no sé por que los actos taurinos los tiene que presidir un comisario. Debe ser para que la autoridad vea en sitio fehacientemente que si el torero aparece " pinchado "  fue por una buena cornada del animal y no por culpa del banderillero y un problema de faldas. 
 No teníamos comisario, así que los tercios, los avisos y los premios, se acordó que los diera el juez de paz con un pañuelo blanco para que no hubiera violencia.
Se acordó  también que se atendieran por parte del publico las señales que diera el animal, pues la vaca rubia mientras rumiaba la yerba, con el constante vaivén a los lados de sus mandíbulas, mostraba señales moviendo orejas y rabo, para asustar las moscas banderilleras que se acercaban por su presencia y por el oro vacuno, que depositaba según sus necesidades, con el que se abona enriqueciendo los prados. Y con las señales de la vaca, así se fuera aplaudiendo o más aplaudiendo, según los concursantes fueran participando, hasta llegar el momento álgido con el recitado del sobrino de la concejala.
Por que estaba todo previsto, incluido el nombre del sobrino de la concejala grabado en el trofeo,  y para que una insigne figura publica provincial y destacada persona del partido, entregase el premio al ganador.

un saludo y mi admiración a los que hasta ahora me seguis leyendo
gracias :)

lunes, 10 de octubre de 2011

Quedada 1º


Ya miraba yo que hora era en el reloj de la cocina, cuando sonó el timbre de casa. Fuí corriendo para abrir la puerta. Allí estaba Teles que venía a recogernos, a mi madre y a mi, para ir a la fiesta.
- Hola marise- , me dijo mi amiga sonriendo con sus dientes mellados y sus profundos ojos verdes. Nos dimos unos besos.
Mi madre apareció enseguida toda arreglada y con una chaqueta colgada al brazo: - Yo ya estoy - dijo.
Quieres tomar algo antes de marchar- le pregunté a mi amiga
Rehusó la invitación diciendo que si marchábamos tarde no íbamos tener sitio donde dejar el coche
Salimos y mientras cerraba con llave la puerta de la casa ya estaba mi madre, la primera, montada en el coche.
No tardamos mucho en llegar a la fiesta y tal como dijo Teles por ir un poco temprano no fue muy difícil aparcar.
Ya bajando del coche nos encontramos con un montón de gente conocida que subía andando para ir al campo de la fiesta. E íbamos parando, hablando con unos y con otros, por el camino en dirección al campo de la fiesta. Hasta llegar a la altura de la guardia civil que estaba allí dirigiendo el trafico y entre ellos Marcelino, el guardia civil que había llevado detenida a mi madre .* la madre de marise 22/02/11
Al ver a mi madre se puso de espaldas a ella haciendo como si no nos viese. Mientras su compañero daba el alto a un coche y le mandaba volver para atrás por que el campo estaba abarrotado, pasamos junto a él. Mirando para Marcelino de soslayo le deje caer un guiño cuando se cruzaron nuestras miradas.
Marcelino me saludó bajando los ojos al suelo.
Yo sabía que Marcelino de un tiempo para aca se había convertido en el hazmerreír del cuerpo y apunto estuvo a un tris de que lo hubiesen empapelado.

Marcelino después del asunto de la droga, se había convertido en el hazmerreír de sus superiores y para que se fueran olvidando de él lo pusieron detrás de un ordenador viejo, de esos que el ventilador no dejan siquiera oir lo que dice la persona que habla por si acaso se le ocurría abrir la boca. Aunque el no sabia ni papa de internet, tecla a tecla le fue cogiendo el truquillo a esto de la informatica .
A mi estas cosas que voy a contar me parecen de pervertidos, pero una, que es libertaria sin saberlo, no se va meter en lios opinando sobre lo que hacen los demás, que yo recuerdo bien que antes decían que la tierra era plana, que los rojos tenían cola y cuernos y que la libertad acababa cruzando los pirineos,  y ahora se ve que ninguna de esas cosas era verdad
El caso es que Marcelino al final se echo una novia malagueña por internet
- Si yo me entero que Quasimodo anda de vicio con las teclas algo malo va pasar que yo me conozco bien: que le arranco los ojos o lo dejo sin dedos - .
Y después de mucho teclear durante muchas noches, les picó el gusanillo a los dos de conocerse en la vida real y empezaron a hablar de hacer una quedada en Malaga.
Finalmente Marcelino se decidió hacer el gran viaje  porque su novia internauta le había prometido visitar, cogiditos de la mano, la alcazaba, el teatro romano, el museo picasso... y eso y lo que pudiera salir.
Bueno, pidió permiso para una semana que cuadraba el martes festivo y se lo concedieron, con lo que le salieron cinco dias seguidos de libranza, aunque ya se sabe que la benemérita trabaja las veinticuatro horas del dia durante todos los dias del año.
 Llegado el dia X Marcelino se arrancó de moto desde Galicia para el sur, con destino a Malaga. Pero en la previsión del amante no estaba el calcular que las temperaturas del norte y las del sur no son las mismas ni parecidas. Y nuestro pobre Marcelino bajando de la sierra de Bejar en Caceres iba chorreando sudor de tanto calor que tuvo que parar y quitarse la ropa para conducir únicamente con el tanga y el casco reglamentario en la cabeza . Ya llevaba recorridos unos cuantos kilometros así al fresquito, cuando al verlo conduciendo semidesnudo, le dió el alto una patrulla de la guardia civil de trafico que estaba de servicio a la altura de Zafra, haciendo un control de alcoholemia.
Marcelino paró al lado de ellos, desmontó de la moto, y se dirigió hacia la patrulla para decirles que era compañero.  La patrulla al ver aquel hombre que se dirigía hacia ellos con toda la confianza del mundo, con el tanga marcándole bien el paquete y los pelos saliéndole por entre el tanga y las piernas para fuera, como si fuera un oso, o el mismisimo lobisome * - hombre lobo- ,  pensaron que seria algún escapado de una unidad de salud mental, E inmediatamente terminó en el suelo, esposado, y encañonado con la metralladora que llevaba uno de los agentes.
Mas tarde, al poder identificarse Marcelino, como compañero del cuerpo, uno de los suboficiales de la patrulla mandó llamar a la unidad de atestados de Badajoz y lo terminaron llevando detenido por falta grave contra el decoro cometida por un miembro de la benemérita, que en estas cosas ellos son muy quisquillosos.
Y aún estaría allí, si no fuera que su superior de la comandancia de nuestra comarca, que quiere casarlo con su hija “ la guapa”, movió cielo y tierra para que se lo devolviesen para el cuartel de aquí y no se vieran frustrados los planes que una futura suegra va tejiendo en secreto para su hija.

En Badajóz se despidieron de marcelino mandandolo de regreso para Galicia, diciendole que hay personas que una vez que se conocen jamás se olvida uno de ellas. 



un saludo

lunes, 3 de octubre de 2011

el tio avelino -- 10

Al ver el gallo de esa manera, Ligia, la hermana pequeñita de Teles, desde su mundo cogida de la mano, exclamó con su voz menudita : - “ ! me he quedado impresionada ¡ “ -.
Todas giramos la cabeza mirando para ella. La palabra impresionada la adoptamos para el uso durante una buena temporada.
- Marise, ! me he quedado impresionada con la culada que te acabas de pegar ¡- .
Poco después vimos las plumas esparcidas por el corral y con el gallo patas arriba pensamos sin duda alguna que nuestro experimento era todo un éxito. Y lo celebramos con unas buenas corridas jugando al pilla.
Mientras nosotras andábamos con nuestros juegos, sin saberlo, el tio Avelino se había apostado en el piso superior del pajar para el oteo, y desde un ventanuco nos estaba persiguiendo con la vista hasta que finalmente nos vio recoger los huevos que sobraran y que habíamos dejado escondidos el día anterior. Como ya dábamos por concluido el experimento a punto estuvimos de hacer una guerra de huevos pero al final decidimos dejarlos de despedida en el gallinero.
Al contemplar toda la operación y descubrir su propio engaño, entre lo que el creía sobre el origen de la abundancia de huevos y lo que era realmente, El tio Avelino se llevó un tremendo disgusto,
mayormente pensando en las burlas que le iban hacer, cuando preguntasen sus amistades en la cantina sobre el experimento animal y se tuviera que explicar.
Lo vimos salir del pajar y meterse en la casa pensativo.
- ¿ Que estará tramando ? - me dije, yo, al verlo.
Al cabo de un rato, al ver salir por la chimenea de la casa un humo semejante al que hacen las cocinas de leña al encender, supe que iba estar, lo que quedaba de la tarde, encerrado en la casa.
- !Está cocinando. Va hacer una torta ¡.- me dije para mi por el olor que llegaba. - Como cuando mi madre, de mal humor, se refugiaba en la cocina -.
Nos llamó antes de que marchásemos , y nos dijo que no volviéramos al día siguiente. que traían a la finca un buey semental para que montara un par de vacas, y no era cosas para que vieran las niñas .
Después nos invitó a unas magdalenas que nos había hecho como las hacía su abuela, según nos contó él, que a la masa le metía una moneda y al que la encontrase tenía para un montón de caramelos. Nosotras aceptamos encantadas.
Quasimodo, no le dio ninguna importancia por que en el colegio iba aprendiendo, con poco gastar mucha tinta y con nada escribir cuatro hojas, no puso problema ninguno por que el experimento para él, ya estaba hecho y había sido todo un éxito..
Y allí estábamos, todo contentas en la cocina. Riendo y saboreando las exquisitas magdalenas, de la abuela. Ignorando el peligro que se cernía sobre nosotras, y la maquinación y venganza del tio Avelino para esquivar las burlas de sus amistades.
Con un tazón de chocolate para cada una, y una bandeja llenas de magdalenas. Empezamos la carrera tímidamente, primero mojando y después hundiendo las magdalenas en el chocolate y enseguida estábamos comiendo magdalenas a dos carrillos. Quasimodo hacía broma, diciendo Pamplona. Pero no le hacíamos caso por que las chicas siempre somos más listas y sabíamos que quien menos comiese menos probabilidades tenía de encontrar la moneda.
La competición duró hasta que Teles mordió la magdalena que llevaba la moneda dentro. Y gritó, de felicidad y dolor, como a solo sabemos gritar las mujeres : - ! Ay , es mía ¡
y su hermanita mirando para ella, con toda la boca pintada de chocolate, volvió a decir:
- Teles, me he quedado impresionada con tu sonrisa nueva. - añadiendo despacito - Ya veras cuando la vea papa- .
Así es como Teles, con una buena mordida, rompió unas esquirlas de dos dientes delanteros confiriéndole esa sonrisa tan particular y excepcional, que nos tenía impresionadas de pequeñas.
Y como el tio Avelino urdió una buena historia que contar a cuenta nuestra, para paliar las burlas de nuestro precóz afán investigador

Ese día a la noche en el pueblo fue una reunión memorable: 

Mientras la jarra, llenaba a rebosar el vaso de vino del tio avelino :
la tabernera gritaba preguntando :
- ¿ Quien es el ave que bebe mas vino del mundo ... ? -
y sus amigos respondían coreando :
- ! el tío Avelinoooooooooooooooo ¡ -

Así fue como le pusieron y así fue como le quedó para los del pueblo  el mote del tio Avelino para el tio Avelino.


fin del acto n

Ensayo sobre la novela de Adelaida

 Ensayo, sobre la novela de Adelaida. Adelaida quería ser monjita evangelizadora en el amazonas y cuando en el colegio de hermanas rel...