martes, 26 de abril de 2011

sobre la vida y la muerte o la leyenda del samain 6º

En cuanto a nuestro olvidado xil y su acompañante, ocultos mientras ocurría la estampida y posterior persecución de los anteriores personajes. Una vez se apagaron los ruidos en la fraga y recuperada la normalidad de la noche, empezó a olerse un penetrante olor de azufre quemado, apareciendo una densa humareda que lo llenó todo, de donde salió un ángel negro que se veía en la escasa luz de la luna, que era el mismísimo diablo . La muerte se quitó su vestimenta encapuchada quedando a la vista horrorizada de xil, dos ángeles de color negro azulado exactamente iguales , al no ser por la muerte que tenía unos ojos de un indescriptible vacío y el otro ángel que tenía los ojos de un profundo fuego infernal.Y empezaron a hablar en una lengua antiquísima no vuelta a oír en la tierra desde su misma creación produciéndose una disputa entre los dos.
Me váis permitir, para que podamos seguir la narración, que explique lo que decían entre ellos en el lenguaje coloquial de la prensa aérea de nuestra comarca. El caso es que el diablo llevaba tiempo elaborando y tramando el encuentro del señor cura párroco de cotorelo y alrededores, con la Sagrado, puesto que a posteriori tenia urdido planes mayores como, encinta esta de un segundo sobrino y en un ataque de remordimientos de su padre, se negase este a casar a una pareja de vecinos o a dar la primera comunión, por no hacer tres meses de catequesis, ellos, sus padres y sus tíos. o bien vender el crucero de san roque, que hay en el camino por donde pasa el ganado de cuatro pueblos, que le tiene echado el ojo un anticuario de cataluña; o vender el campo de la fiesta, que desde tiempo estaba en discusión con los vecinos que era de la rectoral de la parroquia. Todo ello con el motivo de causar la furia, con el posterior alejamiento de sus feligreses a la iglesia, haciéndole el vacío en las misas y en sus petos de las limosnas.
Y cuando le estaba gritando el diablo a la muerte, que quien era ella para andar deambulando por la tierra con un vivo y dedicarse a entrometerse en lo que no le concernía, interrumpiendo el acto de la penetración del rosario de los amantes... se decidió, en un infinitesimal instante de la eternidad, retrasar el tiempo para volver todo lo ocurrido, con sus personajes, a su comienzo.
De nuevo en el comienzo. El cura estaba en su casa preparándose para salir de oración. La sagrado estaba echando cuentas de que le faltaba uno para redondear las cuentas, no se sabe el número, pero la ultima cifra acaba en 0. Nuestro amigo baltarin se relamía feliz del vino y churrasco, tomado en exceso en la cena que habían realizado los de la caza, antes de marchar con sus escoltas, al lugar destacado que le correspondía en la caza de la criatura fabulosa de la noche conocida como cozorello.

y la muerte coincidía, en una ciudad de oriente, con un mercader que había escapado con todas las prisas de la ciudad donde vivía, por que se le había dado el privilegio de saber que esa misma noche la muerte pasaría por su casa a recogerle.





aún asi

continuara

.

lunes, 18 de abril de 2011

sobre la vida y la muerte o la leyenda del samain 5º

Y al llegar la batida a unos veinte metros de donde estaban los penitentes – Xil y su acompañante estaban un poco más apartados desde la dirección de los de la batida- . Los devotos penitentes, decidieron poner pies por medio. Uno hacia donde habían dejado el coche y la moza, a medio vestir, hacia la espesura.
El señor cura llegó a duras penas hacia el coche, que era el que tenía para hacer el recorrido por las parroquias que estaban a su cargo, y al verse rodeado por los focos que le persiguieron en su escapada. - Puesto que se dirigieron en su búsqueda, sorprendidos por el repentino ruido que hizo en la huida- . Al llegar al coche y sintiéndose pillado in fraganti por este grupo de conjurados para la broma, entre ellos una pareja de la guardia civil. Abrió la puerta del vehículo y metiendo la mano en la guantera del coche, sacó una biblia, negra y de mucho uso, la cual puso en el capó del coche y poniendo la mano encima de ella dijo a los presentes en voz alta, que juraba por la sagrada biblia: que él solo estaba allí para rezar el rosario en un lugar apartado, y que había acabado precipitadamente la penitencia, y echado a correr de repente con las prisas que estaba acostumbrado, por que él era cura párroco de cinco párroquias y no podía estar a las cinco a la vez...
Pero mientras tanto la moza, que había alcanzado la espesura ocultándose , echó o a correr en dirección contraría, dirigiendose sin saberlo, hacia donde estaban apostados el baltarin y sus escoltas y al llegar donde estaban, estos encendieron sus focos de repente, sorprendidos por el repentino ruido que desencadeno en su carrera dandose a la fuga. Esta cegada por la luz ,no pudo evitar resbalar y caer al suelo, rodando su cuerpo hasta llegar a los escoltas que estaban ocultos, a quienes derribo como a dos bolos, uno de tras de otro. Entonces se incorporó de pie y pegó un salto llevándose también al baltarin y con ella el saco que utilizo para cubrirse. Y siguió corriendo como si la persiguiese el mísmisimo pecado mortal, desapareciendo en la negrura de la noche.
Levantándose los tres, uno de los escoltas, el más joven, dijo apurado y avergonzado, para justificar su ineficacia por el fracaso de la misión - no estábamos debidamente preparados para una presa tan grande. Era un cozorello enorme.
Yo le vi que tenía un taparrabos muy peludo y grande - replicó el segundo escolta - y que nunca oyera que el cozorello tenia dos tetas de tal impresionante belleza que dejaban a uno paralizado bajo la luz de la luna Que no podía ser si no el hechizo de una malvada bruja o algo semejante, por que había quedado parado sin poder moverse ni atraparla.
- ! No hemos podido atraparlo ¡ - dijeron los dos a la vez.
El figuras, no dando crédito al fracaso de su caza y no queriendo venirse con las manos vacías ni sin el rédito que le habría sacado a dicha captura. Y con el miedo a su padre, que era quien había concebido la téatrada, ofreciendo a su hijo como ternero para el sacrificio en el altar de las novatadas, puesto que se jugaba un numero muy importante de votos entre los comensales del banquete . Empezó a bramar que - que ya buscaría responsables del fracaso de su capricho. Y que ya su padre tomaría medidas y rodarían cabezas …
Atrayendo a todos los grupo de personas que por esa hora vagaban en el monte participando en el evento, destacando entre ellos por la exageración de sus pertrechos, el alcalde y su comitiva de palmeros.
Fue entonces cuando apareció Quasimodo con un gorro de zarzas y ramas, renqueando como si le dolieran las piernas, y aproximándose, empezó a calmar al desaforado, diciéndole que ellos le dirían a la prensa que el cozorello cayó en la trampa, como estaba previsto, y que se decidió dejarlo libre por no estar reglamentada su captura y para evitar el ser atacados por ecologistas que invadieron la zona. Explicaciones que se dirían de tal manera que se beneficiase de lo ocurrido, alcanzando honra y fama como a los cazadores de la vieja época. Y que por los votos de su padre no se preocupase, que él mismo visitaría todas las cocinas de la comarca, con la papeleta en sobre cerrado, y no iba quedar sin ningún voto. Calmándose entonces el berrinche del baltarín, según oia estas balsamicas palabras, que se fue tornando en agradecimiento mientras pensaba en la satisfacción de su tiránico padre.
El alcalde del lugar, que como habíamos dicho también estaba en la patraña, después de haber estado agonizando políticamente todo el día, viendo como pasaba de perder su cabeza a poder ganar un escaño en la diputación de la provincia o en el parlamento gallego, o una dirección general de algo aunque fuera en Baratavia. No dando crédito a lo que veía y oía y a como se resolvían las cosas a su favor.
Mirando para Quasimodo, dijo ante los presentes
- Quasimodo, vas a ser cabo de la municipal.


continuará

martes, 12 de abril de 2011

sobre la vida y la muerte o la leyenda del samain 4º

.

Así, tras cerrar la puerta de la panadería xil le dijo a la muerte que regresasen andando que quería disfrutar de la vista de la tierra donde había nacido, de sus arboles, de sus olores , de sus ruidos y hasta si pudiera ser sentarse en el puente para oír el ruido de las aguas antes de llegar con el pan a casa donde tomaría su último vaso con su tapita de jamón, y ya tenían andado medio camino cuando metidos por las fragas que se forman próximas a la ribera del rio, oyeron ruido detrás de unas ramas, y acercándose allí, vieron que estaban ocultos entre ellas el cura del pueblo y la sagrado arrodillados bajo la luz de la luna, por que ese mismo día era el día de la oración del sr. cura y la feligresía y allí estaba arrodillado de penitencia con la más guapa y lista moza cuarentona del lugar, y que no se escandalice nadie que no es pecado, ni estamos haciendo burla del clero, con lo que estamos contando, que dios quiere que se haga al tonto mas tonto, que para eso ha hecho él al listo y al tonto, y al trabajador mas trabajador, que así ha hecho él al trabajador y al zángano e igualmente que se fecunde la tierra fertil. Y así en el amor y no en la lucha de clases, el cura consideraba también un pecado dejar sin regar todas las carnes fertiles que lo necesitasen de su feligresía.
Con perdón de las personas que dicen ser defensoras de las mujeres por las amantes descripciones que van a continuar ahora: La feligresa, la Sagrado, era una mujer de tez roja como el vino tinto del país y de carnes buenas y duras como la ternera gallega y no como las de esas avaras llenas de salud de tiralíneas, que se mueren con la preocupación de un pellejito. Poseía unos pechos como el queso de Arzua, que no existe belleza ni visión, ni paraiso mejor que ese blanco lácteo, turgente, bajo la luna, entrevisto entre su larga melena pelirroja. Y estabán los dos penetrandose en el rosario cuando fueron interrumpidos.
Sin pasar unos segundos de este encuentro, nuestros cuatro personajes, oyeron el ruido de otra gente aproximándose por la fraga en dirección a ellos, que eran los de una batida que se había organizado para hacer burla del baltarin, hijo de un importante político de la provincia, con la aposta y captura de un cozorello, que es broma tanto mas grande cuanto más lo es la burla y risas que originan. Esta broma se hace en muchas localidades a los figuras y personas odiosas. La broma consiste en apostar al sujeto, que se quiere escarmentar, con un saco abierto en medio de la intemperie de la noche, mientras los demás con gritos y risas van acosando el fantástico animal para que huyendo pase por donde está el apostado con el saco, entrando y quedando atrapado en su interior, si el figuras tiene la suficiente habilidad para cerrar el saco en el momento oportuno. - Claro está que los de la batida pueden quedar acosando al animal con ronquidos desde sus camas, si la noche es lo suficientemente fría o llena de niebla, o cualquier otra circunstancia discrecional en las que no compensen las risas, ni las burlas, ni la persona, el trasnoche. Pero siempre ha de sufrir, padeciendo la intemperie de una o más noches, el intrépido y convencido cazador cuando se organiza una de estas cazas tan fabulosas y populares -




continuará

lunes, 11 de abril de 2011

sobre la vida y la muerte o la leyenda del samain 3º

.

Así que en un plis plas, osea en un inmediato, estaban dentro del local del horno del pueblo del que era propietario el panadero que hace el reparto a diario por el lugar y hasta a veces, como se tiene comentado, se tenía escondido y dormido de pie en la bodega de durante varios dias, como era el caso de las fiestas del pueblo donde se refugiaba por que se veía acosado, con los encargos de asados, pasteles, roscones, empanadas ,,,,
Cuando aparecieron nuestros amigos, el panadero estaba metiendo leña avivando el fuego que había dentro del horno para llegar a la temperatura de cocción, y reponiéndose del susto de la aparición repentina del vecino - la muerte no podía ser vista en modo alguno más que por nuestro héroe - el panadero, sin parar de echar leña al fuego en el interior del horno, le pregunto a xil - ¿Andas matando a la gente de susto ? y continuo - no te contaba yo por aquí hoy. Vete lavando unos vasos que vamos tomar unos vinos. Tengo un vino que te va gustar -
xil, dada su situación y como en nuestra tierra una vez se llena el vaso con vino nunca esta vacio, haciéndole un gesto circular con la mano a la altura de su barriga, se excuso en un hipotético malestar añadiendo además que había dejado una pota en el fuego y que solo venia por una bolla de pan que quedara sin el.
El panadero molesto por el rechazo de la invitación, le hizo burla diciendole si se habia metido cocinero ahora , y viendo que no obtenía respuesta por que xil no articulaba palabra, sin mostrar la pena que le afligía, siguió diciendole sin perder de vista el fuego, que eligiese y cogiese la bolla del pan que había dentro de un saco de papel de harina próximo al mostrador de la panaderia, que era del que le quedaba del día que pasó - la bolla de pan de horno artesanal dura más de una semana y hasta diez dias , dependiendo del buen trigo, y de la mezcla que se hace de la harina gallega con otras harinas, entre ellas de las dos castillas o Aragón - y siguiendo la burla con xil agregó que era el que tenía para las gallinas, preguntándole si no bebía por que estaba enfermo, si le había penado el medico so pena de muerte a no beber, si estaba por morir en vida santa, y hasta si había hecho una promesa algún santo para que la helada no le llevase el vino, por que basta para vivir en el rural para saber de lo ingrato que puede ser el campo que cualquier inclemencia del tiempo te puede echar a perder en un dia todo el trabajo de un año.
- estás bromas sobre la muerte que aquí se muestren como fruto de la casualidad son fruto de la intuición y empatía subconsciente que en galicia se tiene con los seres queridos, y que algunas personas, como las brujas gallegas, tienen la suficiente habilidad para reconocer y saber que cuando esto ocurre, la persona con la que esta hablando le ronda o está próxima la muerte o la desgracia pudiéndole llegar hacerle recomendaciones para librarse de su desgracia -.

El panadero después de hablar un rato con el silencio de xil y viendo que no iba poder contar con la compañía de este durante la faena de la noche, le tiró un guizo o astilla de chopo, echándolo y diciéndole que se diera por servido. Haciendole más bromas con alusión a la muerte continuó gritandole, por que estaban saliendo con la bolla de pan , - que ya iría por la mañana a su casa para asistir al entierro o para llevarle pan del día y tomar unos vasos, si es que aún seguía vivo. Y cierra la puerta al salir que se escapa el gato, que para hablar solo se iba poner radio tres* - RNE3., que por lo menos cantaba.


*
en agradecimiento por la importante y grata compañía que llena las noches de los panaderos artesanales que hace por la noche RNE3 a los panaderos artesanales.


continuara en breve

miércoles, 6 de abril de 2011

sobre la vida y la muerte o la leyenda del samain 2º

.


Y con dudas de que este borrachín dejase de beber alguna vez hasta en la mísmisima vida eterna y con precaución de que no le viniese con alguna argucia, la muerte le dijo que pasara a la bodega a tomar el ultimo vaso con todos los requerimientos que considerase para ello, pero que al amanecer partirían.
Xil entró en la bodega seguido de su siniestro acompañante, y girando una vieja llave de luz encendió la lampara que colgaba de una viga del techo que apenas iluminaba la bodega
La bodega de xil estaba en la planta baja de la vieja casa en la que vivía. El suelo era de una tierra negra, de la que rezumaba una constante humedad que mantenía fresco el lugar, donde había un par de cubas centenarias, ademas de otras barricas de varios tamaños y unos pipotes llenos de vino
De las paredes de piedra, en las que descansaba la casa, había varias tablas que hacían de estantería , que descansaban apoyadas en hierros metidos entre las piedras viejas y con salitre de la humedad del suelo; estas estanterías estaban repletas de garrafas y botellas llenas de distintos licores , aguardiente blanca, zánganilla, aguardiente de hierba , licor café... con las que comerciaba mayormente favores y trueques de amistad. Algunos de esos licores, decía el y se quedaba corto en algunos casos, que podían llegar a tener mas de veinte o treinta años.
En la pared que daba al norte había un hueco estrecho y rectangular por lo que entraba la suficiente aireación que ayudaba a mantener el fresco de la bodega.
El techo consistía en unas viejas vigas de castaño y la madera anegrada que formaba parte del piso de la vivienda. De una de las vigas colgaba metida en un casquillo de metal y porcelana una bombilla que como hemos dicho encendida apenas iluminaba el interior.
A la entrada, puesta de pie ,había una barrica vieja y carcomida inútil para su anterior uso, que hacia las veces de mesa donde posaban algunos vasos con el culo de color de haber estados llenos de vino y una jarra vacía.
Xil cogió su jarra y se dirigió a uno de los pipotes donde abrió la espita del grifo de madera y la lleno de vino, puso la jarra en la barrica y bajo el jamón que colgaba de una de las vigas de madera y se quedó quieto
La muerte le miró preguntándole con la vista que ocurría ahora.
Xil, respondiendo a su mirada le dijo que no le quedaba pan para tomar una tapa de jamón con el vaso de vino. Que el último pan y ya duro, lo había terminado en la cena que había hecho con unos huevos fritos acompañados de pimientos de padrón , los propios de galicia, por que contrariamente a lo que en algunas ciudades de españa se piensa padrón no está ni en murcia, ni en alicante, ni en cualquier otro lugar que prometen dichos sabrosos pimientos, sino en la coruña.
La muerte, risueña, le dijo que ya era muy entrada la noche , que no podía despertar el sueño de los vivos y que ahora no tenía donde comprar pan, pero no había caído, como le dijo nuestro xil, que a partir de la una o las dos de la noche ya tienen los panaderos levedada la harina y empiezan a cocinar el pan y la bolla en el horno de leña del pueblo.



continuará

martes, 5 de abril de 2011

sobre la vida y la muerte o la leyenda de samain 1º

;)


Hace muchos, muchos años,  perdido en algún lugar en los cañones del río miño, vivía un viejo borracho llamado Xil, que después de haber llenado unas garrafas de vino para llevar a la taberna del lugar, que era propiedad de un vecino suyo, se encontró con la muerte, a la salida de la bodega, esperándole sentada en las escaleras de piedra que subían a su vieja casa de piedra. Después de la gravedad de las presentaciones y consciente del motivo del encuentro, xil triste y asustado, no quería partir del mundo de los vivos, saliéndole abundantes lagrimas de dolor, al pensar en no volver a cuidar sus parras y dejar sola su bodega  – así que, mientras respondía con preguntas a las preguntas que le hacia la muerte, como diligencias previas para rellenar el cuestionario de recogida de ex-vivos. No paraba de pretextar que no podía dejar sin arreglar algunas cosas, entre ellas: llevar el vino a la taberna, por que el vino no lo iba dejar en las garrafas que se picaba; que había que dejar metidos unos troncos de leña en la cocina, y una nota escrita diciendo quien se quedaría a cargo de sus cepas;  que necesitaba dejarle comida a sus conejos y gallinas; y hasta, que no podían marchar sin pasar antes por san Andrés de Teixido, que reza la leyenda que o vas de vivo o vas de muerto.
Después de mucha insistencia, con el corazón de hombre dolido,otros tantos llantos, experto en pleitos de taberna, atinó a reclamarle que después de llevar toda una vida dedicada al oficio de vinatero, no podía partir sin tomar el último vaso en este mundo; por que el ultimo vino o copa  esta reservado por los buenos bebedores para una situación definitiva como las de esta circunstancia.- Es decir la de abandonar el mundo de los vivos para asistir al juicio que se celebra entre el cielo y la tierra sobre la vida que ha llevado el finado-.
La omisión de este detalle- siguió insistiendo Xil- podía implicar un defecto de forma en el juicio de su alma, ya que por el mismo, sería reclamado el derecho a tener tomado el ultimo vaso y no que fuera tomado este sin ser consciente de ello.
Y por último, de no ser el caso que le permitiera tomar el último vaso, tendría que permitirle llevar una garrafa o en su defecto una bota llena de vino para tomar en el otro mundo, que sin duda alguna, en dicho juicio, se le reconocería, sino el derecho a tomar un último trago de vino al menos mojar los labios, con unas gotas de vino, para explicarse.

La muerte, que traía repasada toda su vida, sopesando la responsabilidad  de no tomar las debidas medidas y la responsabilidad de que le fuese achacado a ella un requisito de forma , por que no hubiera tomado las debidas medidas; empezó a decirle que... efectivamente, que constaba que ya de pequeñito fuera metido por su abuelo en un barreño de pisar la uva, donde se había caído de bruces y fuera bautizado en el mosto recién hecho de racimos de uvas de vino mencía; que su primera borrachera la había cogido de monaguillo en la sacristía de la iglesia del pueblo... y que desde aquellas no había parado de beber.
Que era bien claro que no podría llevar ni garrafa, ni bota, ni vino alguno ...


continuará en brevedad

Ensayo sobre la novela de Adelaida

 Ensayo, sobre la novela de Adelaida. Adelaida quería ser monjita evangelizadora en el amazonas y cuando en el colegio de hermanas rel...